RUTAS DEL CAMINO DE SANTIAGO

Rutas del Camino de Santiago por tierras vascas y navarras


1. CAMINO FRANCÉS DESDE SOMPORT HASTA PUENTE LA REINA

2. CAMINO FRANCÉS DESDE PIED DE PORT HASTA PUENTE LA REINA

3. CAMINO FRANCÉS DESDE PUENTE LA REINA HASTA NÁJERA

4. CAMINO VASCO DE LA COSTA CANTÁBRICA

5. CAMINO VASCO DEL INTERIOR

6. CAMINO DEL VALLE DEL BAZTÁN

7. CAMINO DEL RÍO EBRO NAVARRO




1. CAMINO FRANCÉS DESDE POR SOMPORT HASTA PUENTE LA REINA

Los peregrinos que recorren Francia por la vía tolosana, afrontan el siempre duro paso de los Pirineos por el puerto de Somport, el antiguo Summus Portus de los romanos. Tanto estos como los que eligen Somport como punto de partida, realizan en esta etapa una fuerte bajada hacia la ciudad de Jaca junto al caudaloso río Aragón, descubriendo parajes de singular belleza. El río le presta su nombre al reino de Aragón, que tuvo en estas tierras su germen y en Jaca la primera capital.

El Pirineo aragonés es un territorio de gran belleza, el valle del Alto Aragón es un buen punto de partida para llegar a dos lugares de gran importancia en el origen de Aragón: la iglesia de San Adrián de Sasave y de Santa María de Iguacel.

Tras salir de Jaca, el Camino de Santiago gira al oeste y comienza la primera de las tres etapas que recorren por la Canal de Berdún, una profunda depresión natural que separa en los Pirineos las sierras interiores de las sierras exteriores. El río Aragón ha excavado un valle en las blandas y grises margas de la zona facilitando las comunicaciones de este a oeste. Este valle se va ampliando según desciende el Camino dirección Puente la Reina de Jaca, discurriendo entre el cauce del río Aragón y la sierra de San Juan de Peña. Bajo una de las grandes rocas de depósitos de aglomerado que se formaron durante el proceso de elevación de los Pirineos, se encuentra el monasterio de San Juan de Peña, corazón histórico y legendario del medieval reino de Aragón.



MONASTERIO DE SAN JUAN DE PEÑA


La sierra de Leyre es una pequeña cadena montañosa del pre-Pirineo navarro que flanquea el norte el tramo final de la Canal de Berdún. En su vertiente sur, poblada de encinas robles y carracas, encontraron los monjes un locus amoenus para fundar el monasterio de San Salvador de Leyre, la cuna del reino de Navarra. A sus pies, sobre un promontorio rocoso se alza el castillo de Javier, emplazamiento fundamental en la frontera medieval navarro-aragonesa y lugar de nacimiento de San Francisco Javier, evangelizador de la India y Japón.

Dos variantes del Camino de Santiago que discurre por tierras navarras y aragonesas se juntan en el puerto de Loiti. En su bajada, entra en el valle de Ibargoiti. Antes, el río Irati se encaja en las calizas del extremo occidental de la sierra de Leyre formando la foz de Lumbier, uno de los más bellos parajer naturales de Navarra que se puede recorrer por una senda que discurre sobre el antiguo trazado del ferrocarril que unía Sangüesa y Pamplona.



CASTILLO DE JAVIER


Al salir de Sangüesa, el Camino abandona el valle del río Aragón y asciende desde el Rocaforte al alto de Aibar. Desde Loiti, en la divisoria de las cuencas de los ríos Aragón y Arga, desciende al valle de Ibargoiti, surcado por el río Elorz, entre las sierras de Izco y de Tabar. Salvando su recorrido dos puentes medievales, llega hasta la villa de Monreal, vieja población medieval situada bajo la impresionante mole de la Higa, cuya silueta domina el paisaje durante buena parte de la etapa.

Superadas las soledades aragonesas y del valle de Ibargoiti, la ruta jacobea desemboca en el valle de Elorz y recorre el reborde montañoso de la sierra de Alaiz, donde los pueblos aparece como una sucesión de atalayas sobre la cuenca de Pamplona. Tras Tiebas, fortaleza en el punto estratégico de comunicaciones, la ruta entra en Valdizarbe, comarca que tiene en Puente la Reina su cabeza. Aquí, el ramal de Somport confluye con el de Roncesvalles.



FOZ DE LUMBIER



2. CAMINO FRANCÉS DESDE PIED DE PORT HASTA PUENTE LA REINA

Acompañados por los legendarios ecos de la historia de Carlomagno, los peregrinos descienden por los valles navarros, cruzan Pamplona y se unen en Puente la Reina con los que vienen por el Camino Aragonés.

Toda una travesía montañosa separa Saint Jean de Pied de Port de la Colegiata de Santa María de Roncesvalles, pero son muchos los peregrinos que empiezan en esa ciudad francesa, anteriormente navarra, o que continúan por ella desde las vías francesas que confluyen en Ostabat.

El Camino pasa por los Pirineos en el escenario de una de las leyendas más extendidas en la Europa medieval, la Canción de Roldán. El viejo cantar de gesta cuenta que Roldán, sobrino y favorito del emperador Carlomagno, era comandante de la retaguardia del ejército franco cuando fue emboscado en Roncesvalles. Allí encontró la muerte junto a los Doce Pares de Francia, pero antes de morir tocó el cuerno para avisar al emperador, quién volvió con el resto de su ejército para vengar la afrenta.

Este punto del camino, donde confluyen la épica histórica y la tradición jacobea, fue simbolizado con la cruz de Roncesvalles, ahora con el Monumento a Roldán. Y desde él, la ruta desciende por los verdes valles del Pirineo navarro, buscando la salida del río Arga, vía de comunicación natural por la que llega a Puente la Reina. Pero antes, atraviesa una serie de pueblos muy cuidados como Burguete, Espinal, Viscarret, Lintzoain, Zubiri, etc., que sin tener un gran patrimonio, están orgullosos de su identidad y de su pasado.



MONUMENTO A ROLDÁN


El Camino cruza los Pirineos bordeando el extremo occidental de la selva de Irati, uno de los bosques de hayas más antiguos y extensos de Europa. Desde Espinal, el trayecto pasa el valle de Erro, cerca de la estación megalítica de Sorogain.

Desde Zubiri hasta Pamplona discurre un tramo corto pero con una gran variedad paisajística, primero por el valle de Esteribar, recorriendo su mitad inferior, donde están la mayoría de sus treinta y un núcleos de población. Después, el paisaje de valle montañoso junto al río Arga, que cruza varias veces por puentes medievales, da paso a la cuenca de Pamplona. Villava y Burlada, convertidas en ciudades residenciales, preceden a Pamplona, la primera capital de provincia en el paso de Camino de Santiago. La vieja Pompaelo romana fundada por Pompeyo Magno, la ciudad medieval de los Tres Burgos y capital del medieval Reino de Navarra.

Dejando Pamplona, espera el pedregoso alto del Perdón (767 m). La sierra del Perdón es el último relieve de consideración antes de la travesía de los montes de Oca, ya en la provincia de Burgos. La vertiente sur de la sierra, poblada de encinas y carracas, desciende hacia el valle del río Robo que confluye con el río Arga en Puente la Reina (Gares), donde las dos variantes del Camino Francés se hacen uno sólo.



ALTO DEL PERDÓN



3. CAMINO FRANCÉS DESDE PUENTE LA REINA HASTA NÁJERA

El Camino de Santiago parte de Puente la Reina dejando definitivamente el valle de Arga y entra en Tierra Estella, por la que discurren hasta Los Arcos. Esta privilegiada comarca navarra es rica en pan, vino, aceite y queso, su territorio es feraz y su paisaje ondulado, de clima suave, protegido por las sierras de Andía, Urbasa y Lokiz que se elevan al norte. El corredor natural y somontano por el que pasa la ruta jacobea era ya un paso estratégico en época romana y en la Edad Media. El itinerario cruza el río Salado, sube a Lorca y llega hasta la pirámide natural de Montejura, la cual anuncia desde lejos la situación de Estella.

Desde Estella la ruta jacobea deja el valle del río Ega y discurre a los pies del Montejura, hito geográfico y emblema carlista. Desde el antiguo monasterio de Santa María de Irache, otro hito del relieve que guía los pasos de los peregrinos es el monasterio de Monjardín, presidido por los restos de su viejo castillo. En Monjardín empieza la sierra de Cábrega, que se extiende al norte del paso del Camino, pero este continua por amplios campos de viñedos primero, y onduladas tierras de cereal y olivos, bordeando la hilera de montes que empieza en el alto de las Cruces.



ESTELLA


La siguiente etapa cruza el antiguo enclave de las Cinco Villas de Los Arcos y llega a Viana, en el confín del medieval reino de Navarra. Desde esta antigua población de frontera, desciende al paraje de la ermita de la Virgen de las Cuevas, donde hubo una villa citada en el Codex Calixtinus, y busca el paso del caudaloso río Ebro. Los encuentra en la ciudad de Logroño, capital de la región autónoma de La Rioja, tierra de vino por excelencia que durante una época medieval formó parte del el Reino de Nájera-Pamplona.

La primera etapa del Camino de Santiago que discurre por La Rioja se realiza entre viñedos, alejándose del fondo del valle del río Ebro y en una subida larga y continua, aunque no muy fuerte, supera el alto de San Antón, para descender por el valle de Najerilla hasta cruzar el río en Nájera por el puente que hiciera san Domingo de la Calzada.

La última parte finaliza en la ciudad del santo que tanto hizo por facilitar las peregrinaciones y proteger a los peregrinos, Santo Domingo de la Calzada. Junto a ella discurre el río Oja, que da nombre a la región. El paisaje continúa con enormes superficies onduladas de viñedos y campos de cereal.

VIANA



4. CAMINO VASCO DE LA COSTA CANTÁBRICA

De entre los conocidos como Caminos de Santiago del Norte, la Ruta de la Costa es la más utilizada por los peregrinos que, procedentes de los puertos de Europa Septentrional, desembarcan en cualquiera de los puertos del Cantábrico. También es seguido por aquéllos que, desde las tierras más occidentales de Francia, se adentran en territorio peninsular cruzando la frontera entre Hendaya e Irún.

El camino de la Costa parte de Irún y corre paralelo al Cantábrico hasta los límites occidentales de Vizcaya, siendo una de las primitivas rutas de peregrinación a Compostela.

Ya en las primeras de devoción jacobea (en los siglos IX y X), hay constancia de peregrinos que optaban por esta ruta que se servía de calzadas previamente consolidadas e importantes desde tiempos remotos, mucho más seguras que las tierras navarras amenazadas por los musulmanes.



RÍO BIDASOA, HENDAYA Y FUENTERRABÍA


Cuando a partir del siglo XIII, como consecuencia de las mejoras varias que trajo consigo la incorporación de Guipúzcoa a Castilla, el Camino del Interior comenzó a ganar en importancia, la ruta de la Costa soportó bien la competencia, y siguió alimentándose tanto de los peregrinos que optaban por esta vía en Irún como de aquellos que, procedentes de lejanos países, desembocaban en los puertos guipuzcoanos o vizcaínos.

El tramo inicial de Guipúzcoa es bastante sinuoso, desde la desembocadura del río Bidasoa hasta el límite con Vizcaya, los ríos Oiartzun, Urumea, Oria, Urola y Deba van rompiendo a su llegada al mar la continuidad de la costa. Hubo viajeros a los ques este itinerario causó una fuerte impresión por "la aspereza del lugar, la atrocidad de sus habitantes, la furia hinchada de los brazos de Océano que por doquier se encuentran". Estas fueron, por ejemplo, las observaciones realizadas por el obispo de Portugal, Hugo de Oporto, en su viaje de 1120.

Estas complicaciones del terreno desaparecen al entrar en Vizcaya a través de Markina-Xemein y recorrer los plácidos valles de la comarca de Lea-Artibai.

En esta ruta conviven la Euskadi marinera y la agrícola, la urbana y la rural.



ZUMAYA



5. CAMINO VASCO DEL INTERIOR

Los peregrinos procedentes de Europa que, partiendo de la desembocadura del río Bidasoa en Irún se adentraban hacia el interior de Guipúzcoa, sabían que se trataba de un importante eje de comunicación del norte peninsular ya desde la época romana. No era muy rápida, pues topaba algún accidente geográfico, pero era segura y concurrida.

Hoy, el Camino del Interior que atraviesa Guipúzcoa-Gipuzkoa y Álava-Araba es un buen espejo del País Vasco, un itinerario de contrastes para conocer en seis jornadas un país heterogéneo y muy variado. Paisajes costeros, bosques húmedos, huertas fértiles, extensiones de secano, llanadas interminables, localidades industriales, paisajes rurales, zonas vascófonas y comarcas en las que el uso del euskera desapareció hace siglos. Una enorme diversidad geográfica, histórica, socio-económica y cultural en apenas 200 kilómetros.



TOLOSA


Restos de una antigua calzada romana y vestigios de ancestrales caminos de pastoreo tenía una importancia capital mucho antes de que la cristiandad europea peregrinara a Santiago. Cuando en el siglo XIII Guipúzcoa se incorporó a Castilla, Alfonso X el Sabio fundó a lo largo de este camino villas fortificadas que le permitían mantener una importante ruta comercial.

Pero ni los más ambicioso planes de ingeniería de caminos podrían evitar a los peregrinos el esfuerzo de trepar hasta el túnel de San Adrián, tramo corto pero tortuoso y última prueba antes de llegar la Llanada alavesa. Manier consideró en su Voyage a St. Jacques de Compostelle de 1730 que San Adrián era "una de las montañas más altas del mundo", pero que este paso excavado en la roca impresionaba a los viajeros.

Esta ruta sigue siendo un interesante camino verde y dorado, como los valles guipuzcoanos y las llanuras alavesas, que constituyen un eje común de diversidad.



VITORIA



6. CAMINO DEL VALLE DE BAZTÁN

El Camino a Santiago del Baztan es uno de los antiguos ramales del Camino de Santiago que atraviesa los Pirineos Atlánticos por el valle de Baztan, desde Urdazubi/Urdax hasta Arre.

Era una vía utilizada por aquellos que desembarcaban en el puerto de Bayona para incorporarse a las caravanas de mercaderes que se dirigían a Pamplona. Atraviesa las poblaciones de Ustaritz, Amaiur/Maya, Berroeta, Olague hasta llegar a Pamplona donde se unifica al Camino Francés que parte desde San Juan de Pie de Puerto.

Olvidada durante décadas, esta ruta ha resurgido con fuerza en los últimos años quizás por su suave trazado o por la belleza natural de sus rincones. Un entorno con ecos de brujería en el que se alternan pastos y bosques, palacios y caseríos.
Visitas imprescindibles:

Una visita imprescindible es la cueva de Urdazubi , que es una gruta originada hace unos 14.000 años, antigua morada de personajes de leyenda, guerrilleros y contrabandistas, que posee un mágico universo de estalactitas y estalagmitas. Muy cerca del camino, se encuentra la cueva de Zugarramurdi, famoso por las leyendas de brujería.



MONUMENTO DE AMAIUR


Siguiendo el itinerario se presenta el monolito de Amaiur o el museo Santxotena de Arizkun en contacto directo con la naturaleza; se trata de una muestra de piezas en madera sel escultor Xabier Santxotena que representan la mitología vasca.

Elizondo es capital del valle de Baztan, un bello pueblo en el que palacios y grandes caserones de muros blancos, sillar rojizo, tejados a dos aguas y balcones de madera se reflejan en el río Baztan. Además posee un interesante museo etnográfico y delicioso chocolate.

Siguiendo la ruta se halla el mirador de Ziga, desde donde se puede observar cada pueblo sobre las verdes colinas. Muy cerca del camino, se encuentra el Parque Natural de Bertiz, en Oieregi.

Hace algunos años se creo la Asociación Amigos del camino de Santiago de Urdax-Baztán, con el fin de impulsar y dar a conocer otra vía más desconocida pero no  menos importante (en su tiempo) que era el Camino de Santiago que transcurría desde la muga de Urdax y atravesaba el bellísimo valle del Baztán hasta el puerto de Belate, atravesando diversos pueblos donde todavía se pueden ver restos de las calzadas, ermitas y otros monumentos históricos de gran riqueza y simbología.



ELIZONDO


7. CAMINO DEL RÍO EBRO NAVARRO

El Camino a Santiago del Ebro discurre desde Cortes hasta Castejón. La histórica ruta del Ebro recogía a los peregrinos procedentes de los puertos mediterráneos que seguían el curso del Ebro para unirse al Camino de Santiago Francés en Logroño.

Este ramal entra en Navarra por Cortes y atraviesa el sur de la Comunidad Foral en diagonal hasta abandonar tierras navarras por Castejón. Un sorprendente paisaje en el que fértiles sotos y huertas contrastan con la aridez desértica del Parque Natural de Bardenas Reales en Arguedas. Un recorrido que pone de manifiesto la convivencia entre árabes, judíos y cristianos a través de torres, palacios e iglesias.

La ciudad principal de este itinerario jacobeo es Tudela. Es una ciudad monumental en la que convivieron las tres culturas. Los judíos poblaron un laberinto de calles estrechas llenas de recovecos y fachadas constreñidas coronadas por aleros mudéjares: es la judería. Son destacables también monumentos como la catedral de Santa María, palacios como el Decanal, plazas como la de los Fueros o puentes como el del Ebro, árabe de 17 arcos ojivales de medio punto y 360 metros de longitud que adentran al visitante en el interesante pasado histórico de esta localidad. Desde el punto de vista urbanístico Tudela está considerada como una de las ciudades de origen islámico más importantes de España y Europa.

Muy cerca del camino se encuentran Corella, capital del barroco, el monasterio de Fitero, primer cenobio cisterciense de la península y el monasterio de Tulebras, primer monasterio cisterciense femenino de la península.


TUDELA