viernes, 18 de enero de 2019

Juan Bautista de Orendain Azpilcueta


Hombre de Estado, Ministro de Hacienda y Despacho Universal de Estado durante los reinados de Luís I y Felipe V

ESCUDO DE ARMAS DE ORENDAIN

Natural de Segura, Guipúzcoa, donde nació Juan Bautista de Orendain Azpilcueta, en 1683. Sus padres fueron León de Orendain, regidor de Oñate y diputado general por Guipúzcoa, y Ana María Azpilcueta Muniain.

Orendain es el prototipo del hidalgo rural vascongado procedente de familia de la élite local que, partiendo de pequeñas aldeas o villas y valiéndose de sus aptitudes de secretario, llegaron a ocupar importantes cargos dentro de la administración de la Monarquía borbónica, conformando así una nueva nobleza de servicio. 

En 1707, era alcalde en su villa natal. Para entonces, ya era diputado general de su provincia. Pero pronto marchó a la villa toledana de Yepes, en la que fue alcalde, debido a su matrimonio con Hipólita Teresa Casado.

Decidió establecerse en Madrid para relacionarse con el grupo de asentistas y negociantes vascos que desempeñaban una importante carrera empresarial.

Comenzó su carrera burocrática en la Corte del rey Felipe V poniéndose al servicio de José Grimaldo, su protector, gracias al cual fue ocupando diferentes cargos en las secretarías reales. Como su fiel servidor y secretario personal, se dedicaba a preparar toda la documentación que el ministro debía llevar para su despacho con el rey.

El primer puesto relevante fue como oficial la Junta de Hacienda del Consejo de Indias, en 1714. Al año siguiente, pasó a la Tesorería Mayor de Guerra, y desde ahí a la Secretaría del Despacho de Estado. Ese mismo año de 1715, ingresó en la Congregación de San Ignacio de Loyola de Madrid por Guipúzcoa. En el ejercicio de este cargo se le encomendaron algunos asuntos relacionados con la venta de empleos que estaba teniendo lugar por entonces bajo la dirección de Grimaldo, así como la contabilidad de todo el dinero que se ingresaba procedente de esta función.

En 1719, Orendain era oficial de la Secretaría del Perú del Consejo de Indias. Cuando Grimaldo fue nombrado secretario del Despacho de Estado, Orendain recibió el cargo de oficial primero de dicha secretaría real.

LA FAMILIA DE FELIPE V, POR JEAN RAC

Tras la abdicación de Felipe V y el cese de todo su gobierno encabezado por Grimaldo, subió al trono Luis I. Orendain fue nombrado secretario del Despacho de Estado y del de Hacienda del nuevo gabinete que se formó hasta la muerte de este monarca, el 31 de agosto de 1725.

Felipe V volvía a reinar, y con él se mantendría Orendain en su administración, ganándose la confianza de Isabel de Farnesio y participando en los grandes asuntos de estado.

Ayudó en un principio a Ripperdá de cuyas locuras se asustó más tarde, siendo el encargado de prenderlo.

En atención a sus méritos como Secretario del Despacho de Hacienda y a los servicios que prestó en la negociación de la Paz de Viena y el Tratado de Hannover, en 1725 se le recompensó con el título nobiliario de Marqués de la Paz.

Su preferencia por los intereses del Imperio austríaco en la Paz de Viena y su actuación concreta frente a Inglaterra en los años 1728-1729 fueron tal vez la razón por la que el historiador inglés Coxe haya observado en Orendain como el típico burócrata funcionario de secretaría real sin habilidades para la diplomacia y la política.

En septiembre de 1726, pasó a ocupar la dirección de la Secretaría del Despacho de Estado, donde se mantuvo hasta su muerte. 

Su extensa trayectoria de servicio a la Corona fue recompensada además, en 1727, con una plaza en el Consejo de Estado, con el título de notario del reino en 1728, y con otras mercedes, como el título de caballero de la orden del Espíritu Santo y su Chanciller. En 1729, recibió una pensión anual de 12.000 reales. Tuvo el honor de acompañar a Felipe V durante la estancia de la Corte en Sevilla. En 1730, obtuvo las encomiendas de la Orden de Santiago y de la Orden de Segura de la Sierra.

Orendain fue uno de los agasajados por las hirientes pullas del Duende de Palacio, junto con otras precisiones en La hora navarra de Julio Caro Baroja. Está comprobado, que a pesar que Orendain se mantuviera en la administración de la Corte, Grimaldo tuvo celos de su antiguo protegido y conspiró contra él.

Casó con Hipólita Casado Busto, con la que no tuvo hijos, por lo que vino a sucederle su sobrino Francisco de Aguirre Zabala Orendain. Murió en Madrid el 21 de octubre de 1734. 

LA HORA NAVARRA, POR JULIO CARO BAROJA

sábado, 12 de enero de 2019

Reinado de Sancho V Ramírez: unión monárquica Pamplona y Aragón


Hijo del rey de Aragón Ramiro I y de su madre Ermesinda de Foix, y nieto de Sancho III el Mayor de Pamplona, fue el primer rey de Aragón y de Pamplona. Además tuvo otros cuatro hermanos, Sancha, García, Teresa y Urraca. Sancho V Ramírez nació en 1048, y fue adquiriendo su educación en cualquiera de las sedes regias: Bailo, Atorito y Jaca. Uno de los preceptores del rey fue el conde Sancho Galíndez.

El rey de Navarra, Sancho Garcés el de Peñalén, primo de Sancho Ramírez, fue asesinado en 1076, arrojado en una partida de caza desde una elevada roca. Los navarros, no queriendo ser gobernados por su hermano Ramón, a quien se consideró el fratricida, eligieron por su rey a Sancho Ramírez, quien incorporó el Reino de Pamplona al de Aragón.

SANCHO V RAMÍREZ DE ARAGÓN Y PAMPLONA

Los matrimonios que Sancho Ramírez tuvo durante su vida fueron establecidos en el marco de las alanzas entre linajes y casas reinantes de la época con dinastías de territorios colindantes, algo característico de las monarquías en la España cristiana medieval. Obtuvo matrimonio con Isabel de Urgel, de la que nacería el futuro rey Pedro I, en base a una doble alianza establecida entre su padre Ramiro y el conde de Urgel Ermengol III. Éste, una vez viudo se casó con Sancha, hermana del futuro rey, y éste contrajo matrimonio con una hija del conde de Urgel y de su primera mujer Clemencia, Isabel de Urgel. Los matrimonios se celebraron en torno al año 1062.

El matrimonio del futuro rey Sancho duró siete años, hasta 1069, mientras que el de Ermengol con Sancha duró tres, hasta la muerte del conde en la defensa de Barbastro en 1065. Esta política sirvió para frenar las ambiciones expansionistas del conde de Barcelona Ramón Berenguer I, quien siempre acosaba las tierras aragoneses bañadas por el río Cinca.

 ASCENDENCIA Y DESCENDENCIA DE SANCHO V RAMÍREZ

Aunque Sancho Ramírez no tomó parte directamente, en 1064, organizó la expedición al asalto de Barbastro a los musulmanes. Esta plaza fue recuperada gracias a que consiguió que el papa Alejandro II oficializara este proyecto militar en una cruzada, la primera conocida, y promulgara una indulgencia un año antes, en 1063, para los cristianos combatientes. A la empresa acudieron caballeros de diversas nacionalidades europeas (Francia, Normandía, Aquitania y Borgoña) con máquinas de guerra. Sus estrategias y técnicas militares se pusieron al servicio del asedio de aquella ciudad fortificada en el Somontano. Comandaron los ejércitos el duque de Aquitania, Guillermo, y el normando Montreuil. Si el Reino de Aragón y Pamplona a penas tuvo relevancia en la toma de la ciudad fue debido al agotamiento militar sufrido por la campaña de Graus del año anterior, en 1063, donde murió el rey Ramiro.

La plaza fue gobernada durante diez meses por Ermengol III, hasta que Al-Muqtadir, rey de la taifa de Zaragoza, reaccionó solicitando la yihad de todo al-Ándalus, y volvió a recuperar la capital del distrito noreste de la taifa de Zaragoza y llave de la rica vega del Cinca, además de sede de un importante mercado. El conde de Urgel murió en el campo de batalla el 17 de abril de 1065.

UNIÓN TERRITORIAL DE REINOS DE ARAGÓN Y PAMPLONA ENTRE 1076 Y 1104

Sancho Ramírez supo entonces que una relación de vasallaje con el Papado presentaba grandes ventajas por su capacidad de convocatoria unánime de príncipes y señores cristianos europeos y españoles para la Reconquista. Esta relación debía consistir en el pago de un censo y una tutela lejana de carácter espiritual más que territorial.

Antes de 1067, conquistó Alquézar, cuyo término incluía las villas de Buera, Colungo y Adahuesca.

Al año siguiente, en 1068 viajó a Roma para consolidar el joven Reino de Aragón, renovando su vasallaje al papa Alejandro II. Pretendía hacerse soldado de San Pedro mediante vínculo feudo-vasallático con el papa. Este vínculo estuvo documentado incluso en la cuantía del tributo de 500 mancusos (monedas de oro) al año, que el Reino de Aragón debía pagar al Estado pontificio. El censo al Papado, sin embargo, no empezó a pagarlo hasta 1087. Posiblemente fue para este tributo que se emitió una acuñación de mancusos, ya que se han conservado ejemplares en Siria y en Turquía, pero no en Aragón, donde no debió de ser moneda circulante.

Trazaba así las dos directrices de su reinado: el pontificado y la cristiandad europea, las dos fuerzas más beneficiosas para su reino en la lucha frente al islam. Trataba de que Aragón ganarse la influencia del papa en detrimento de Navarra o Castilla. Porque aunque estos tres reinos cristianos hispánicos luchaban conjuntamente contra el islam, había que decidir después cual se quedaba con la plaza y cual cobraba las parias al reino de taifa sometido. Consumaba así una estrategia de gran talento.

MANCUSOS, MONEDAS ACUÑADAS POR SANCHO V RAMÍREZ

A partir de 1071, y como resultado de estas relaciones con el Papado y de la visita del cardenal Hugo Cándino entre 1065 y 1067, se introduciría paulatinamente el rito romano en diversos monasterios aragoneses bajo su jurisdicción en sustitución del rito toledano o mozárabe, que se mantuvo en el resto de reinos hispánicos. Aquel legado francés fracasó cuando los obispos navarros, castellanos y leoneses presentaron una serie de códices escogidos entre los monasterios de Albelda e Irache cuya tradición mantenía la ortodoxia de época visigótica. Sin embargo, Sancho Ramírez dispuso qué monasterios y rentas episcopales pasaban al control del Papa, al modo de la Reforma cluniacense.

La sustitución del tradicional rito hispano-visigótico en la Iglesia aragonesa por el rito romano implicó no sólo cambios de libros y calendarios litúrgicos, sino sobre todo cambios en las autoridades eclesiásticas. Para ello se contó con la llegada de algunos eminentes clérigos franceses que progresivamente fueron ocupando los cargos jerárquicos más relevantes de la Iglesia aragonesa.

En 1071, Sancho Ramírez se casaba en segundas nupcias con Felicia de Roucy, la cual fue dotada con las tierras de Ribagorza y la posesión de villas en Biel, Bailo, Astrorito y Sos. Entroncaba así con una de las estirpes mejores relacionadas del norte de Europa.

SANCHO V RAMÍREZ DE ARAGÓN Y PAMPLONA

Transcurriendo el tiempo, Navarra y Castilla fueron abandonando el rito toledano y adoptando el rito romano. A principio, Pamplona se resistió, pero cuando murió el obispo Blasco y Sancho Ramírez puso a su hermano el infante García a regir la diócesis pamplonesa, en 1078, Navarra entró en la órbita de Aragón. Castilla tardaría más de una década debido a la conexión con Toledo, la capital visigótica del Cristianismo antes del Islam.

En 1083, llegó a la mitra de Pamplona el francés Pedro de Roda, el primer obispo de esta ciudad que no llegó a ser abad del monasterio de San Salvador de Leyre, pero que consolidó las reformas que venía postulando el Papa, incluida la regla agustina. La actuación regia y el predominio del clero galo terminaron por asentar el triunfo de las directrices del Papado. Sin embargo, Leyre, a diferencia de San Juan de Peña, no se desvinculó de la jurisdicción episcopal y permaneció bajo la autoridad del obispo de Pamplona.

Una de las acciones más decisivas de su reinado es la concesión del Fuero de Jaca en 1077, por el que otorgaba el rango de ciudad a la que había sido una villa enclavada en el Camino de Santiago, y la convertía en capital del reino de Aragón y en sede episcopal, mandando construir la Catedral de Jaca para este cometido. Su finalidad fue atraer burgueses a esta nueva ciudad para el desarrollo de la economía mercantil e industrial, es decir, crear las condiciones para que acudieran los primeros burgueses, que fueron, en su mayor parte, francos (como gascones y bearneses) llegados del otro lado de los Pirineos.

IGLESIA DEL MONASTERIO DE SAN SALVADOR DE LEYRE

El año 1082 fue una fecha clave en la expansión territorial de los reinos cristianos en su Reconquista:
1. muerte de Al-Muqtádir, rey taifa de Zaragoza, último caudillo musulmán que consiguió reunir bajo su poder todo el área oriental peninsular.
2. la llegada al poder de la taifa zaragozana de Al-Mutamin y su aliado el Cid Campeador.
3. la presión que ejercieron el Cid y el nuevo rey zaragozano sobre su hermano Al-Mundir en las taifas de Denia, Tortosa y Lérida.

Este nuevo escenario geoestratégico favoreció la conquista de algunas plazas por parte del rey de aragoneses y pamploneses.

Unos años antes, en 1078, ya había mandado talar los campos de Zaragoza y construir la fortaleza de El Castellar a orillas del Ebro, solo 20 kilómetros aguas arriba de la capital de la Taifa de Zaragoza, cuyos tenentes se documentan desde 1091. Posteriormente hizo tributario al rey musulmán Zaragozano.

En 1083, se apoderó de Graus y de Ayerbe (Huesca), que mandó repoblar. Estas dos poblaciones abrieron el camino a la conquista de las tierras bajas del Cinca y de la Hoya de Huesca respectivamente, en 1084. El 5 de abril de este mismo año, cayó bajo su control Arguedas, a quince kilómetros de la ciudad de Tudela, según la Crónica de San Juan de Peña, y después, con calculada estrategia el rey volvió muy cerca de Graus para conquistar Secastilla. También fue tomada Naval, al norte de Barbastro, aunque se perdió posteriormente.

La amenaza era tal que más de una decena de localidades situadas al sur y suroeste de Huesca (comarcas de la Sotonera y la Violada) le pagaban parias, entre ellas Almudévar, Barbués, Sangarrén, Tabernas o Vicién. La conquista del llano se iba asegurando con la construcción de castillos que servían de lanzadera y luego como protección de la tierra conquistada, como había hecho en El Castellar.

Sancho Ramírez fortificó el castillo de Loarre, y construyó las fortalezas de Obanos, Garisa, Montearagón, Artasona (al sur de Ayerbe) o Castiliscar entre otros.

PLAZA MEDIEVAL DE OBANOS CON PUERTA DE ANTIGUA MURALLA

Pero también Sancho Ramírez sufrió alguna severa derrota, como la de la batalla de Morella (Castellón), en la que el Cid capturó muchos prisioneros, entre ellos más de quince nobles, navarros algunos de ellos.

No obstante, la conquista de Toledo en 1085, por Alfonso VI, avivó el deseo de Reconquista del resto de reyes cristianos hispánicos. La gravedad de la situación para los islámicos desencadenó la llegada de los almorávides en verano del 1086 y la posterior derrota de las fuerzas cristianas en la batalla de Zalaca (Sagrajas, Badajoz).

En 1086, Sancho Ramírez tomaba y fortificaba Montearagón (Huesca) y aceptaba una importante y definitiva resolución sobre sus diferencias con Alfonso VI por el reparto del Reino de Pamplona. Así, en 1087, se fundaba el Condado de Navarra, no tanto como circunscripción territorial muy definida sino más bien como un homenaje del rey Sancho Ramírez al rey Alfonso VI. Un modo simbólico de la pervivencia del viejo reino pamplonés. A cambio, el rey leonés había renunciado a sus pretensiones sobre Pamplona. El condado quedaba a cargo del conde Sancho Sánchez, un nieto de García el de Nájera.

En 1087, sumaba el rey de Aragón y Pamplona una nueva conquista en el curso del Cinca: Estada, en la confluencia de este río con el Ésera. Siguiendo este curso fluvial tomó Estadilla y llegó hasta Zaidín, a doce kilómetros de Fraga, en 1092, gracias a la acción conquistadora de su primogénito, el infante Pedro.

En 1089, Sancho Ramírez tomaba Monzón con todas sus tierras de la vega del Cinca tras casi tres meses de asedio y que proporcionaron un botín extraordinario. Se calculan unas treinta poblaciones de diferente tamaño para los nobles que acudieron a las huestes del rey. Entre ellos destacó con protagonismo Pedro I, hijo de Sancho, que pasaría a gobernar esta plaza como ya desde 1085 regía Sobrarbe y Ribagorza.

Seguían la costumbre navarro-aragonesa de otorgar una parte del reino de reciente conquista a título real para que los infantes comenzaran a desarrollar tareas de gobierno y a rodearse de una clientela de seniores fieles que facilitaran la sucesión al trono.

CASTILLO DE MONZÓN

Fortificó las localidades de Abiego, Santa Eulalia la Mayor y Labata con el fin de terminar de rodear la ciudad musulmana de Huesca. También apoyó a Alfonso VI de León en la batalla de Sagrajas y en la defensa de Toledo y firmó un acuerdo defensivo con Rodrigo Díaz de Vivar.

Por la relación que Sancho Ramírez tenía con Navarra y los territorios vascos, se dispuso a fundar el Fuero de Estella, en 1090. Su objetivo era trasladar a Lizarra la experiencia de Jaca. Los nuevos pobladores se establecieron en la margen derecha del río Ega y junto a un castillo llamado Estella. Todos eran francos, que se fueron agrupando en la parroquia dedicada a San Pedro.

En 1091, Sancho Ramírez mandó edificar la fortaleza de El Castellar, a unos veinte kilómetros de Zaragoza, en la confluencia del Ebro con el Jalón, un lugar estratégico para vigilar la periferia de la taifa enemiga. Pero la ciudad de Zaragoza era objetivo de conquista tanto de Sancho como de Alfonso VI. Para entonces, el Cid Campeador era otra vez firme aliado de Al-Mustain, hijo de Al-Mutamin, al frente de la taifa zaragozana. Ante la demostrada capacidad militar del Cid, el pragmatismo del rey Sancho le aconsejó enviar embajadores diplomáticos para formalizar una resolución. Y así, una entrevista cordial entre Rodrigo Díaz de Vivar y Sancho Ramírez selló un tratado de paz, que con el tiempo resultó fructífero para ambos. En efecto, tres años más tarde, cuando el Cid conquistaba Valencia, el rey de Aragón lograba recuperar para la Cristianada la ciudad de Huesca. Por tanto, el reparto de áreas de reconquista había sido beneficioso.

En mayo de 1094, se inició el asedio a Huesca. La ciudad estaba bien fortificada con murallas de sillares, tachonada de abundantes torres cuadrangulares. Se practicaron, como de costumbre, las razias o aceifas para destruir de aprovisionamiento y el castigo de los sitiados, con un bloqueo cada vez más asfixiante. En la lucha por arrasar las almunias, fincas rurales muy próximas a la fortaleza, el rey Sancho Ramírez recibió una herida mortal de flecha, disparada desde la muralla. Murió el 4 de junio, como un cruzado frente a las murallas, como lo había sido desde los veinte años en la cruzada de Barbastro, murió siendo un soldado de San Pedro que viajó a Roma para ser vasallo del Papa, murió como un veterano cruzado que había conquistado Monzón cinco años antes pero con toda su ilusión puesta en la recuperación de Zaragoza.

Su cuerpo fue llevado al monasterio de Montearagón, y trasladado después al de San Juan de la Peña.

CASTILLO DE LOARRE

martes, 8 de enero de 2019

Monumento a Juan Sebastián Elcano en Sevilla



Este conjunto escultórico conmemora la primera vuelta al mundo efectuada en 1522 por el almirante Juan Sebastián Elcano junto a sus 18 marineros supervivientes de la Expedición de Magallanes a las islas Molucas (Filipinas).

Fue esculpida en piedra caliza y bronce por Antonio Cano Corre en 1973. Está ubicada en la Glorieta de marinos voluntarios de Sevilla, cruce entre el Puente de los Remedios y el Paseo de las Delicias, junto al río Guadalquivir y muy cerca de la antigua Casa de Contratación de Indias.



Este monumento consta de cuatro elementos: una estatua, un muro posterior, un obelisco y una fuente.

La estatua del marino está esculpida en bronce y representa al almirante Juan Sebastián Elcano, responsable de la nao Victoria con la que llegó a Sevilla tras realizar la hazaña entre los años 1518 y 1522.

El muro posterior de piedra tallada aparece un mapamundi orientado, es decir con el oriente hacia arriba, y no como los modernos norteados. En la esquina superior derecha consta el lema "Sevilla, Juan Sebastián Elcano".

La columna tiene 12 metros de altura. Está dividida en cuatro bajorrelieves que representan a los protagonistas del viaje, diez figuras por nivel: marinos, soldados, sacerdotes e indios.

En el primer nivel aparece la partida de la expedición de Sevilla, con figuras que representan diversas clases sociales que salieron a despedir la expedición.

El segundo nivel representa el contacto con los pueblos donde desembarcan, hay marineros oteando el horizonte, portando velas y víveres.

En el tercer nivel aparece la lucha con estos pueblos y la muerte de Magallanes, con su cuerpo abatido, lanzas, espadas, etc.

El nivel superior refleja el regreso a Sevilla y la visita a la Virgen de la Antigua, en la Catedral de Sevilla, para dar las gracias por haber sobrevivido.

En su capitel hay colocada una rosa de los vientos de bronce, que embellece la totalidad del conjunto.

Estos tres elementos están ubicados dentro del estanque, rodeados de surtidores de agua.


martes, 1 de enero de 2019

Jóvenes Burukides Bizkainos, por Ahoztar Zelaieta




Jóvenes Burukides Bizkainos. Clientelismo y "fontanería" en el PNV
Ahoztar Zelaieta, Editorial Txalaparta; 184 páginas


La corrupción no tiene fronteras, ni siquiera las de un pequeño "país" llamado Euskadi, Euskalherria o Vasconia, o como se quiera decir. Sin embargo, la percepción de la ciudadanía es otra. Aquí estamos mejor hasta en eso. Mejor que el resto de España en población activa, en industria, somos "laboriosos", "responsables", "serios" y cuantos epítetos se quieran añadir a nuestros ejercicios ocupacionales. De esta manera, llegamos al compendio de todas las virtudes: en Euskadi no hay corrupción. Eso es planta de otro tallo, flor hedionda que no nos carcteriza. Pero, mira por dónde, también Euskadi es el precio de tal vicio y abuso.

Este libro comienza diciendo que la Comisión Mixta Congreso-Senado debatía en marzo de 2013 un proyecto del Tribunal de Cuentas adaptado a las formaciones políticas. Intención que pretendía la fiscalización del cónyuge, ascendientes, descendientes y hermanos o personas con análoga relación de afectividad con los dirigentes de partidos políticos. El portavoz del PNV en el Congreso, Aitor Esteban, consideraba inútil el debate sobre la regulación legal de las donaciones anónimas a los partidos, sentenciando que "si se van a suprimir las donaciones de las empresas, automaticamente habrá que aumentar en el presupuesto público las subvenciones a los partidos". En la lista de los partidos con más donaciones anónimas, el PNV tiene en su pecho la medalla de bronce. Así comienza en el rosario político los misterios gozosos que han glorificado la ganancia, el beneficio y el lucro. De esta manera comienza la visita a ese lugar reservado, íntimo, el sancta santorum, el tabernáculo donde se oculta tras un velo el Arca.

Todo libro de denuncia e investigación es una fuerte inversión en ética. Este libro lo es porque aparecen los escádalos de las tragaperras, Bakio Dor, caso De Miguel, caso Bravo o la trama vasca del caso Malaya. Corrupción resultante de las decisiones de las personas en interacción con su medio ambiente. Personas consideradas como una casta de profesionales de la política que no han conocido en su vida otra cosa que una poltrona. Unos delinquen y otros no. Y aquí entra la denominación de JoBuBi (Jóvenes Burukides Bizkainos), que es el término acuñado por varios medios de comunicación para referirse a la nueva generación de dirigentes del PNV que tienen empresas adjudicatarias con ayuntamientos e instituciones del Gobierno Vasco. Estamos hablando de presuntos tratos de favor a empresas ligadas al Partido Nacionalista.

Son hijos de burukides históricos, jóvenes burukides de Bizkaia y algunos miembros del BBB. Un heterogéneo grupo que ha tomado las riendas de un partido convulso en lo político y acosado en lo judicial por los escándalos de BakioDor, caso de Miguel, caso Bravo o la trama vasca del caso Malaya.

Hay una teoría criminológica que apunta a que el delito conocido representa una parte muy pequeña del delito existente. Todo el trabajo de Ahoztar Zelaieta pudiera ser la punta del iceberg de un entramado clientelar de familias del PNV. Investiga un compendio de delitos contra la administración pública y contra Hacienda, procesos judiciales por corrupción y financiación irregular relacionados con el PNV y con empresas privadas ligadas a destacados militantes, familiares y simpatizantes del partido. El clientelismo como modus vivendi de un grupo de jelkides con similar modus operandi. Para ello rastrea los despropósitos que se estilan en las orillas del poder.

miércoles, 26 de diciembre de 2018

Manuel de Aizpurua


Uno de los grandes constructores del XVIII, y miembro de la élite de estos artesanos en las Provincias Vascongadas


A diferencia de Antonio de Gaztañeta, Juan Bautista de Donesteve, Gerónimo de Echeveste, Gerónimo de Aizpurua o Joseph Nicolás de Aizpurua, Manuel de Aizpurua adquirió todos sus conocimientos y experiencia en los astilleros autóctonos; y no basó su promoción profesional en el servicio y trabajo en los Reales Arsenales. era natural de Pasajes.

En 1739, estuvo construyendo en los Reales Astilleros de Zorroza el navío mercante San Judas Tadeo y la Virgen Estrella de Vizcaya. Pero en la década de 1750, ya se había convertido en un reputado constructor naval, siendo el único fabricante, al menos de su provincia, que redactó un detallado plan de construcción de bajeles que sirviera de modelo para ulteriores fábricas. Este sistema de construcción se puso en práctica en 1756 cuando los oriotarras Joseph de Beldarrain y Juan de Arizmendi construyeron un navío para el secretario real en Corte Francisco de Mendinueta siguiendo este plan y a semejanza del San Francisco Xavier alias Torete, fabricado cuatro años antes por Aizpurua y Arizmendi. Además de ello, por estas mismas fechas fue el encargado de la manufactura de dos de los lanchones que se hicieron en la Provincia para los navíos que estaban en grada en el astillero de El Ferrol.

Aizpurua encontró su el apogeo de su carrera en la década de 1760 cuando fue nombrado capitán de Maestranza Interino de Guipúzcoa y contratado por la Real Compañía Guipuzcoana de Caracas con los cargos de maestro constructor y capitán de Maestranza de sus fábricas navales.


DIBUJO DE NAVÍO ESPAÑOL DEL SIGLO XVIII

Desde 1761 y hasta 1779, Aizpurua trabajó en exclusiva para la sociedad caraqueña, tal y como era la práctica en la maestranza contratada por el Estado para sus Arsenales o Reales Fábricas. La Compañía trataba de implantar en sus astilleros de Pasajes una organización laboral semejante a la de los grandes centros navales de la Corona, a modo de garantía de una eficiente y disciplinada dirección de las obras navales.

La compañía mercantil no poseía una mínima maestranza permanente en las gradas de Pasajes, por lo que se veía obligaba tomar medidas extraordinarias cuando tenían que construir unidades adicionales, contratando a constructores guipuzcoanos o solicitando a las autoridades de Marina que le cedieran alguno de sus maestros.

El trabajo de Aizpurua en la Compañía de Caracas tuvo tres vertientes fundamentales. 

1. la construcción de unidades para la Compañía, como por ejemplo la fragata Nuestra Señora del Rosario; los navíos San IgnacioSan Vicente MártirSan Miguel y SantiagoNuestra Señora de la Asumpción alias La Guipuzcoa; y la urca Santa Teresa de Jesús.

2. la labor de peritaje en los arqueos de los navíos de la sociedad, contando con la colaboración de un maestro calafate, siendo el primero el ayudante de su predecesor: Thomás de Allo; más tarde siguieron Joseph de Garay, Juan Bautista de Aguirre y Rafael de Aguirre. 

3. la compra del maderamen necesario para la construcción de los barcos de la Compañía a precios ventajosos, aunque con ciertas complicaciones por los problemas de deforestación que tenían los montes próximos a las factorías navales.

Los últimos años de vida de Compañía coincidieron con el final de la carrera profesional de Aizpurua, siendo el último trabajo para esta sociedad el navío Nuestra Señora de la Asumpción (La Guipuzcoa) de 1.100 toneladas y artillado con 64 cañones, labrado en 1778 conforme al plano del San Genaro.

Su trayectoria como constructor terminó con la manufactura del navío La Asumpción, que fue apresada por la escuadra inglesa del Almirante Rodney al poco tiempo de haber sido botada en aguas del Puerto de Pasajes. Posteriormente, los ingleses la armaron con otros seis cañones más y pasó a integrar las flotas inglesas con el nombre de Príncipe Guillermo.


MAQUETA DE NAVÍO ESPAÑOL DEL SIGLO XVIII

jueves, 20 de diciembre de 2018

El Nacionalismo navarro de Arturo Campión


Precursor del Navarrismo vascófilo fue el historiador Arturo Campión y Jaime Bon, nacido en Pamplona en 1854. Fue uno de fundadores de la Asociación Eúskara de Navarra, y presidente honorario de la Eusko Ikaskuntza, la Sociedad de Estudios Vascos. Además fue académico de la Real Academia de la Lengua Vasca, y de la Real Academia de la Lengua Española.

Su pensamiento ideológico fue una búsqueda del credo político que más se amoldaría a sus ideales de defensa a ultranza de Dios y Fueros. Militó en el Liberalismo, más tarde defendió el Liberalismo republicano. Por último, desde el Republicanismo federal, desechando por el camino el Carlismo y el Socialismo, pasó al Integrismo, hasta llegar al Nacionalismo vasco. Sus diferencias con los independentistas le hicieron tomar el camino de un Nacionalismo temperado, al que llamó Nacionalismo vasco unionista, dentro de una España federal.

ARTURO CAMPIÓN

La actitud de Arturo Campión respecto a la sublevación del 18 de julio de 1936 ha sido siempre objeto de controversia, especialmente por la carta que, con fecha 14 de septiembre de 1936, recibió el Diario de Navarra y se le atribuye a Campión:
"San Sebastián, 14 de septiembre de 1936. Tengo el gusto de hacer constar que, liberada esta ciudad de la tiranía roja, quiero manifestar, a la vez que mi protesta más enérgica por el incalificable proceder del nacionalismo vasco, mi adhesión inquebrantable a la Junta Nacional de Burgos."

Defendió la idea del viejo Reino de Navarra como un territorio identitario basado en la raza vasca y el eusquera. De esta idea derivó hacia el Nacionalismo navarrista pero no independentista.

Volvió al mito de Aitor, patriarca de la raza étnica de los vascones, propuesto por Chaho, aunque su particular ideología política proponía una España federal.

Incorporó otra idea nueva más tarde utilizada por Sabino Arana: la bajeza de la raza castellana frente a la raza vasca. Lo dejó escrito en los siguientes textos:
"Si el pueblo euskara cuya raza, cuyo genio peculiar, cuyas costumbres son tan esencialmente distintas de las de los otros pueblos, ha podido conservar su personalidad, y se ha mantenido con su genuino carácter y sus varoniles virtudes a través de los siglos, es indudablemente porque supo guardar, como en depósito sagrado, esa antiquísima lengua vascongada."
"Vencemos, porque las ideas nacionalistas se fundan en la razón, la verdad... El pueblo basko, expansión étnica de una raza particular, llegó tarde, pero ha llegado al fin, al sentimiento de su unidad nacional, rota y disgregada durante varios siglos en nacionalidades diferentes... El basko-español no es francés, pero es basko; el basko-francés, no es español, pero es basko. Luego el basko no es español, ni francés: es basko. Aquí tenéis, queridos compatriotas, la íntima esencia del nacionalismo. Al basko le hicieron español y francés las constituciones políticas que escriben los hombres; pero le hizo basko la constitución escrita por Dios en el libro de la naturaleza... Mirando a la ideología pura del derecho y de la justicia eternos, es indudable que baskos y españoles estamos separados."

ESCULTURA MITOLÓGICA

Fue autor de una amplia producción literaria:

Euskarianas (1896), de carácter narrativo e histórico; narraciones breves, escritas algunas en eusquera, rebosan en ocasiones ternura e imaginación. Sin embargo, a veces son otros los ingredientes que destacan en estos relatos: el fuerte sentimiento de la Naturaleza; la preocupación de la fidelidad geográfico-histórica; la minuciosa pintura de los personajes vasconavarros, arquetipos de la idiosincrasia del país, los fuertes contrastes de situaciones y la simbología de la acción y los personajes con los problemas políticos de la Navarra de su tiempo.

Consideraciones acerca de la cuestión foral y los carlistas en Navarra (1876)

Gastón de Belzunce (1879) sobre obras breves, cuentos y leyendas.

Blancos y negros (1898) novela que admiraría a Miguel de Unamuno y La bella Easo (1909), ambas novelas naturalistas.

Orreaga: balada escrita en el dialecto guipuzcoano, fruto de los profundos estudios que realizó sobre la lengua vernácula.

Ensayo acerca de las leyes fonéticas de la lengua vasca

Gramática acerca de los cuatro dialectos literarios de la lengua euskara, obra que publicó en pequeños fragmentos desde el año 1881 en la Revista Euskara.

El genio de Nabarra, que no concluyó.

viernes, 14 de diciembre de 2018

Sellos de lugares de Navarra


NAVARRA




DIPUTACIÓN FORAL DE NAVARRA




NAVARRA POR LA PATRIA





PAMPLONA



TAFALLA





TUDELA



PUENTE LA REINA



CAJA DE AHORROS NAVARRA



VIRGEN DE IRACHE




SAN FERMÍN PAMPLONA



CRUZ DE RONCESVALLES

viernes, 7 de diciembre de 2018

Tomás Ortiz de Landázuri y Arriaga


Administrador en el Virreinato del Perú y oficial contador del Consejo Supremo de Indias en el siglo XVIII


ESCUDO DE ARMAS DE ORTIZ DE LANDAZURI

Nacido en Nuvilla, de la Ribera Alta y Partido judicial de Vitoria, en 1722, Tomás Ortiz de Landázuri y Arriaga fue hijo de Domingo Ortiz de Landázuri y Montoya y Antonia Arriaga de Basave.

En 1741, ya era secretario real en el Virreinato de Nueva España, cargo que ocupó hasta 1743. Desde este año fue destinado a Nueva Galicia como secretario del gobernador y capitán general de Guadalajara Fermín de Echevers, y posteriormente presidente de la Audiencia de Guadalajara.
En 1746-47, en las costas de Matanchel, tuvo importante participación en el rechazo de ataques holandeses, por lo que fue nombrado en esa fecha corregidor, juez de Minas y teniente de Capitanía General de Zacatecas y, posteriormente, titular de la Escribanía de Cámara de la Audiencia. Plantificó por comisión del virrey el derecho de alcabalas en la provincia de Nueva Vizcaya.
En 1756, fue electo alcalde ordinario; más tarde, regidor perpetuo y procurador de Guadalajara y, en 1757, escribano del Cabildo. En 1761, fue nombrado caballero de la Orden de Santiago.
En 1764, escribió la obra inédita Papel... haciendo presentes los medios para exterminar el contrabando, una Representación sobre el Virreinato del Perú...

Vuelto a la península, desempeñó desde 1765 hasta 1767 el cargo de contador general del Consejo Supremo de Indias, siendo ascendido a oficial de Contaduría General. Le correspondió llevar a cabo la aplicación de la Reforma de la Contaduría, iniciada en 1760, que consiguió un importante incremento de los rendimientos fiscales.
Fue miembro de "capa y espada" del Consejo desde 1767. Entre 1767 y 1771 figura como miembro de la Real Sociaedad Bascongada de Amigos del País y, desde este último año hasta su muerte en Madrid en 1777, como miembro honorario.
En 1776, escribió una Consulta hecha a S. M. en Junta... sobre el comercio interior y exterior de España; también inédita.