lunes, 27 de marzo de 2017

Ambiente y Pensamiento de la Ilustración vascongada


LOS AMIGOS DE UN "PAÍS"

Durante siglos, los junteros de las Juntas provinciales y municipales vascongadas trataron los territorios como si de mayorazgos propios se trataran, patrimonio de unos pocos juanchos.

Ya en el siglo XVIII, las Juntas generales constituían la expresión política del interés privado de un grupo de familias detentoras de tierras, caseríos, ferrerías, molinos, censos, diezmos y juros.

A mediados de ese siglo, con el gran aumento de precios y rentas que favorecía a los propietarios de las tierras a vender o alquilar y a los productores agrícolas, y como efecto de las medidas liberalizadoras del comercio y las nuevas tecnologías del cultivo, los juanchos fueron creyendo en la idea que aun defendiendo sus intereses, actuaban por el bien común.

El papel de la tierra se había modificado, proponiendo la implantación de nuevas ideas sobre la amortización de la propiedad, hecho que impulsó a los juanchos a discutir sobre la mejora de sus tierras. Ese fue el motivo, el interés personal privado por el cual los riquísimos amigos tertulianos de Azcoitia, en 1763, impulsaron la primera Sociedad Económica de España, a la que llamaron Real Sociedad Económica Bascongada de Amigos del País.

Amigos, ciertamente lo eran, pues como si de un negocio común se tratara la gestión del poder, se repartían anualmente un buen número de cargos políticos de cada villa y provincia en Juntas. En el ámbito familiar, los matrimonios resultaban como alianzas entre las familias ricas y poderosas. Y el “País” que ellos mismos ideaban y gestionaban como una gran empresa privada y exclusiva, es decir las tres Provincias Vascongadas, fueron el fruto de un único espacio de propiedades, rentas y censos para el que instituyeron el lema Irurac bat (las tres en una, las tres son una), con el logotipo solidario de un entrecruzamiento de tres manos. Las provincias eran muy similares en lo hacendístico con respecto a la administración de Estado.
El anagrama de la Real Sociedad Bascongada de Amigos del País se convirtió en su divisa, con la que sellaban las actas desde 1816 a 1876, simbolizando la unión política de las tres provincias. En 1859 se creó la bandera común.

ESCUDO Y LEMA DE LA BASCONGADA: IRURAK BAT

LA PROTECCIÓN REAL

En 1765, el rey ilustrado Carlos III otorgaba su Real Cédula de Protección a la Sociedad Bascongada, convirtiéndose en un organismo público de coordinación política y consiguiendo periódicas subvenciones de la Corona para la fundación y desarrollo. Estaba formado por comisionados de las Diputaciones Forales de Vizcaya, Guipúzcoa y Álava.

Esta cédula fue duramente negociada entre los Amigos y la Corte madrileña, teniendo en un alavés de Munagaray, Eugenio Llaguno y Amirola, el mejor consejero real vascongado en la Corte, que más tarde sería nombrado ministro de Gracia y Justicia. En la Corte siempre hubo consejeros y ministros vascongados que ayudaron enormemente a mejorar las condiciones de vida de las tres provincias; con los Austrias fue una presencia constatable, con los Borbones fue una posición predominante.
Para los Amigos era importante conseguir la protección real, pero al mismo tiempo mantenían una cierta desconfianza ante un régimen absolutista, que pudiera recortar los “derechos” forales de la clase elitista y poderosa.
Las Conferencias Políticas de las tres provincias hermanas Irurac bat se vinieron celebrando desde el último tercio del siglo XVIII. En la década de 1860, adquirieron tanta importancia que actuaban como una especie de Gobierno Confederal vascongado.

CARLOS III

EL AMBIENTE AZCOITARRA

Baroja describió en El caballero de Erlaiz el ambiente de las Azkoitia y Vergara de la época, que llegarían a constituir una plataforma de renovación intelectual y simbiosis del viejo foralismo vasco con las ideas ilustradas. Este ambiente se fue generando por la amistad de unas personas con intenciones de transformar el "país" en un proyecto colectivo y sustentado en la correspondencia epistolar, además de ofrecer un modelo de desarrollo agrícola, industrial y comercial.
En Azkoitia surgió todo, entre la calle Mayor y el río Urola, diversos caserones denominados por los aldeanos como Markestxea, Dukekoetxea, Casa Negra, etc., y otras lustrosas casas vivían grandes propietarios, ennoblecidos por la gestas de sus antecesores en los servicios del rey. Allí se aposentaban las familias del duque de Granada de Ega, la de Alduna Portu, Hurtado de Mendoza y Juintorrea, y por supuesto, Xavier María de Munibe e Idiaquez, octavo conde de Peñaflorida, fundador de la Bascongada y director vitalicio, heredero de 15 mayorazgos extendidos por las tres provincias.

XAVIER MARÍA DE MUNIBE E IDIAQUEZ, CONDE DE PEÑAFLORIDA

Un sobrino de Xavier María fue el literato y músico Felíz María Samaniego, socio numerario y fundador de la Bascongada, rico hacendero de Laguardia y heredero de tres mayorazgos en Tolosa donde también residió, en el palacio familiar de los Idiaquez.
En la casa contigua vivía el tercer marqués de Narros, Joaquín de Eguia e Idiaquez, secretario de la Bascongada. Munibe y Eguia eran primos, emparentados con otros muy ilustres socios y duques como los Granada de Ega, Villahermosa, Montehermoso, San Millán, Villa Alegre y otros asiduos a las tertulias de las noches azkoitiarras. Joaquín de Eguia, poseía mayorazgos paternos, innumerables caseríos rurales y casas de ciudad. Estaba casado con una Salazar y Salazar de la ribera alavesa, de alta familia noble cuyo patrimonio también engrosó a su muerte.

JOAQUÍN DE EGUÍA E IDIAQUEZ, MARQUÉS DE NARROS

Ambos primos, Xavier y Joaquín, habían estudiado alrededor de seis años con los jesuitas en Francia (Toulouse y Bayona, respectivamente). Su colega azcoitarra, algo mayor que ellos, Manuel Ignacio de Altuna, también estudió en Italia y Francia y fue alcalde de Azcoitia por ser mayorazgo de nueve casas solares y un amplio patrimonio, amigo íntimo de Rousseau a quien esperaron sin conseguirlo en los años 40.

Estos tres ilustrados, formaron el poderoso triunvirato fundador de la Bascongada, que en calidad de "Padres de la Provincia de Gipuzkoa" fueron elegidos junteros en sucesivas ocasiones para la Junta General provincial. Xavier también llegó a ser alcalde de Azcoitia e incluso Diputado a Corte en Madrid en 1758-1761.

La Azcoitia de mediados del siglo XVIII fue un lugar encuentro de mayorazgos instruidos, ricos y ociosos, amantes de escuchar y componer música, entusiastas de representar y escribir teatro, fumadores de tabaco y comensales de chocolate en sus largas discusiones de salón, cuya amplia riqueza y condición social les hizo creer que los asuntos económicos y políticos debían traspasar los ámbitos parroquiales y provinciales, llegando a un mayor marco de intervención.

Desde un interés particular, concibieron un interés único para una "país" artificial y supra-provincial, los tres brazos entrecruzados fue un auténtico símbolo. Eran los llamados "caballeritos de Azkoitia".

FÉLIX MARÍA SAMANIEGO

UN LUGAR DE REUNIONES PROPIO Y RESERVADO

Según avanzaba el siglo XVIII, las élites fueron creando un espacio más íntimo y reservado, cerrado a los aldeanos y comerciantes, y adecuado para hablar de su patrimonio, lucir joyas, escuchar música cortesana y tomar chocolate: las tertulias de nobles ilustrados.

Así como en Azcoitia hiciesen los caballeritos, en Lequeitio los Villareal y en Bilbao en "casa de Hody", no faltaron familias de abolengo que abrieron sus casas a otras familias de noble estirpe, buscando las uniones familiares mediante tertulias. Aquellas reuniones y fiestas solían estar acompañadas de música, teatro y bailes.

Larramendi relató esas danzas en saraos y grandes salones bien iluminados que se hacían de noche y hasta muy tarde en algunos pueblos de Guipúzcoa, tachándolas de impropias y de origen extranjero. Danzas que fueron prohibidas por los obispos, quedando reducidas al ámbito de la nobleza y que el jesuita consideraba indecentes y provocadoras.

La nobleza dirigente no abrió espacios públicos para el teatro, la música y la lectura, y menos aún para la discusión, como se hacía en Francia. Interpretaron y escucharon piezas de sainetes, minuetos y tonadas de música franco-italiana y ópera cómica, siempre dentro de los muros de sus casas-torre.

En ocasiones, también tocaban y bailaban en el Consistorio municipal, al inicio de alguna Junta general, como en la de Azcoitia de 1764, cuando aprovecharon la cita para fundar la Sociedad Bascongada de manera oficial y festiva, o en la Conmemoración de un santo mártir nativo, como en Vergara en 1966.

Mientras tanto, las masas se divertían en la plaza pública con los toros y la tamborilada preparada por los "Padres de la Provincia".

TERTULIA CABALLERITOS DE AZKOITIA

UN PROYECTO DE DEFENSA ESTAMENTAL

El Seminario de Vergara fue constituido como el motor del Iruc bat, el organismo de unificación cultural de la élite cargohabiente que emprendería la difícil tarea de unificar económica y políticamente el "país".

El Artículo I de los Estatutos de la Sociedad, aprobados en 1765 por su Junta de Vitoria y por el rey decía:
"El objeto de esta Sociedad es el de cultivar la inclinación y el buen gusto de la Nación Vascongada hacia las Ciencias, Bellas Letras y Artes: corregir y pulir sus costumbres, desterrar el ocio, la ignorancia y sus funestas consecuencias; y estrechar más la unión de las tres provincias Bascongadas, de Álava, Vizcaya y Guipúzcoa."

Tras el año de la machinada de 1766, el año de la cruel represión contra los amotinados, cuyas consecuencias jamás importó a aquellos caballeros, los planteamientos fueron cambiando, hasta modificar el objeto de la Sociedad según explica su Artículo I:
"La Sociedad Bascongada de los Amigos del País es un Cuerpo patriótico, unido con el fin de servir a la Patria y al Estado, procurando perfeccionar la Agricultura, promover la Industria y extender el Comercio."

En pocos años, el proyecto cultural inicial que perseguía unos objetivos humanistas sufrió un vuelco derivando en una herramienta al servicio del poder, pues la intención de cambiar las costumbres remitió en la defensa de los intereses de Estado.

Aquellos amigos ricos y poderosos, recién llegados de colegios extranjeros, soñaban con realizar una transformación cultural, mediante ambiciosos proyectos literarios, artísticos y científicos. Pero en cuanto la sociedad se agitó en revueltas y machinadas, su horizonte de utilidad al pueblo consistió en defender sus tierras, mejorar sus simientes y ganados, fabricar mejores productos ferreos y venderlos más caros.

REUNIÓN DE LOS CABALLERITOS DE AZKOITIA, LIENZO DE SERT

UN SISTEMA DE LIBERTADES ELITISTAS Y PENSAMIENTO ÚNICO

Los "Amigos del País", aquel grupo de gentes ricas e instruidas, conocían claramente los límites infranqueables que un sistema de libertades civiles no podía sobrepasar, restringiendo este sistema a su sector social de élite, pues era la vía eficiente para mejorar al conjunto social del país, es decir, de "su país", el del Irurac bat: Las libertades individuales al servicio exclusivo del interés privado de los ricos propietarios y de los junteros.

Ya antes, incluso de los acontecimientos revolucionarios franceses, algunos pocos del Iruc bat sabían cómo debían situarse frente al poder central y frente a sus ciudadanos, dónde se encontraban sus intereses y las posibilidades a su alcance. Por eso, jamás propugnaron ante el público vascongado el establecimiento de un sistema de libertades con posibilidades para pensar y debatir.

La Iglesia se lo agradecía eternamente, ganándoles el cielo y tomando ella misma la bandera de los fueros y poniéndosela a la gente que luchase durante las Guerras Carlistas "por Dios, por la Patria y el Rey". La opción de secularización sólo fue una opción personal para un grupo de sitiados sociales.

SEMINARIO DE VERGARA

UNA ENSEÑANZA EXCLUSIVA Y PRIVADA

El gran fracaso de la Bascongada resultó de la exclusividad y privacidad de las actividades de educación y formación académica. Al centro educativo Real Seminario de Vergara solo acudían los hijos de la élite vascongada. Si no hubo el menor interés por posibilitar una experiencia de secularización religiosa, menos aún lo hubo por generar una instrucción pública. Dos tareas a evitar: Instrucción pública y secularización religiosa; dos tareas que de haberse puesto en práctica por estos caballeros, hubiesen cambiado las condiciones de desigualdades sociales, culturalmente esquizofrénicas, económicamente explotadas y políticamente paternalistas. 

Fomentar una experiencia secular hubiese significado traspasar sus propias barreras morales y religiosas, buscando un marco de libertad de creencias y un clima de libre y pública expresión en las actividades cotidianas. Generar la instrucción pública hubiese proporcionado a las gentes sometidas un instrumento de emancipación moral y cultural, lo cual hubiese supuesto un peligro y riesgo a sus viejas costumbres paternalistas y elitistas. Ni siquiera se pensó en la idea de alfabetizar a las gentes. Nunca en la historia cultural vasca, ideales tan altos volaron tan ras del suelo.

PALACIO DE INSAUSTI EN AZKOITIA

IGLESIA PARROQUIAL DE SANTA MARÍA LA REAL EN AZKOITIA

La Iglesia lo consideró insoportable y envió en 1773, a través de la Inquisición, al cura vergarés J. J. Torrado para controlar las actividades teatrales de los Amigos.

La sumisión y dependencia de la Bascongada con respecto a la Iglesia no gustó a muchos de sus miembros. Tal fue el caso de un investigador del laboratorio químico de Vergara, el minerólogo sueco Anders Nicolaus Tunborg, quien escribió a su canciller quejándose de la dificultad de ejercer su labor de investigación científica siendo tan obligado a acudir sistemáticamente a misa y participar en las ceremonias eclesiásticas. Este joven que hizo grandes avances en el tratamiento del platino, solía estar acompañado de algún socio para dar lecciones de castellano; estaba muy respaldado pero consideraba que los socios estimaban la religión en bastante grado y los eclesiásticos eran casi soberanos.

Esa soberanía eclesiástica era absoluta e impedía que la Sociedad alcanzara un pensamiento propio desde el que replantear el uso y reparto del bien social.

PALACIO GAZTAN-ENEA EN AZKOITIA

LA BASCONGADA CONTRA LOS ILUSTRADOS LIBERALES

La Sociedad Bascongada no protegió a ningún asociado perseguido por la Inquisición debido a su libre y secular expresión personal, pero tampoco se protegió a sí misma defendiendo públicamente el ejercicio de la libertad de expresión de lectura, escritura e investigación contra la injerencia absolutista de la Iglesia. De hecho, algunos socios delataron a otros.

El marqués de Narros fue acusado en 1768 por exponer proposiciones escandalosas y enciclopedistas de Rousseau y Voltaire. Gracias a unos parientes, los duques de Granada de Ega, consiguió que el castigo consistiera en rectificar ante sus audiencias y hacer ejercicios espirituales y confesiones. Además, tuvo que entregar los tomos de la Enciclopedia de Rousseau y otros libros prohibidos en la iglesia de Aránzazu.

Algo más tarde, fue procesado el profesor de química del Seminario de Vergara, el francés Louis Joseph Proust.

LOUIS JOSEPH PROUST

Otro caso fue el de Félix María Samaniego, sobrino del conde y socio fundador y numerario de la Bascongada, famoso literato por sus Fábulas Morales. A su regreso de Francia, donde estudió, volvió con la lengua demasiado suelta para hablar y reírse de todo con unas ideas no muy santas, y contando chistes picarescos. Fue delatado por un socio, el escultor José María de Murga, encarcelado durante algún tiempo en 1793. Gracias a la intervención de un consejero alavés establecido en la Corte de Madrid, Eugenio Llaguno, pudo ser liberado.

Otro asociado de primera hornada, Francisco de Zerain, socio de mérito y subcomisionado en la Corte, fue juzgado y encarcelado en 1777. Abogado de los Consejos de la Corte de Guadalajara, se le acusó de lectura de libros prohibidos. Se le escogió, junto a Olavide, también socio, como cabeza de turco para escarmentar a los grupos intelectuales más avanzados y reformistas.

Olavide renegó y mostró arrepentimiento de sus convicciones, no así Zerain que criticó los procedimientos del tribunal del Santo Oficio, incluso desde la cárcel. Como abogado insistió en el derecho a defenderse, pero ningún compañero caballero de la Bascongada le ayuda lo más mínimo, ni la historia de la Sociedad reconoce el valor demostrado y paradero final de este sufrido socio.

Tampoco reconoce esta institución la sufrida existencia que vivieron decenas de cultos ilustrados como Nicolás de Altuna, delatado ante la Inquisición, en 1769, por su párroco de Azpeitia, Joaquín de Basozabal, por leer en público las obras de Voltaire, Rousseau, la Enciclopedia, etc.

VALENTÍN DE FORONDA

Valentín de Foronda, escritor de claras ideas liberales, alumno y socio del Seminario de Vergara, fue ayudado por el cura Torrano, comisario de la Inquisición en Vergara, por considerarlo protector de las máximas francesas y apasionado de su gobierno.

La Sociedad Bascongada no sólo no protestó contra las delaciones anónimas e instrucciones dirigidas por la Inquisición, es más, es que aceptó el férreo control de esa institución. Tampoco se enfrentaron los "Amigos del País" al edicto de la Inquisición de Logroño, cuando en 1789, tras los acontecimientos revolucionarios franceses, exigió a todos los vascongados (y resto de españoles) la entrega de cuantos libros e impresos prohibidos poseyeran.

Esta línea de sumisión y dependencia religiosa se confirmó cuando a la muerte de Munibe le sucedió en el cargo de director su sobrino, J. M. de Aguirre, marqués de Montehermoso, siendo el secretario ahora, Juan Bautista Porcel. En una carta escrita al rey, en 1786, pasaron por alto la pública defensa de las libertades intelectuales, y en su lugar exigieron la libertad de actuación de las Sociedades económicas desde el interés privado y reduciendo el centralismo burocrático.

PALACIO LETURIONDO

EL EXILIO DE LOS ILUSTRADOS LIBERALES

Los pocos ilustrados vascongados que optaron por la libertad la encontraron en el exilio, hacia Francia o hacia el interior de cada cual.

Francisco Javier de Eguia, hijo del marqués de Narros y ex diputado general de Vizcaya, optó por ser liberal. Tuvo que exiliarse a Francia durante la Guerra de la Convención francesa a causa de la persecución a los llamados “afrancesados” por defender los ideales liberales y revolucionarios. Estuvo casado con María Josefa Villareal, ilustre hija de la nobleza lekeitiarra exportadora de hierro, los Villareal. El matrimonio se estableció en París, donde murió sin dejar descendencia.

La existencia del exilio personal y generacional fue un claro ejemplo de objeto al cual estaba destinada aquella empresa elitista vascongada, cuyo patrimonio no hizo avanzar ni un palmo de conciencia de libertad e igualdad de oportunidades a las gentes de tales tierras. Este lúcido intelectual de la nobleza azcoitarra de caballeritos asumió el sentido final de la Bascongada, atreviéndose a buscar la libertad personal en París, antes que ser sumiso a la Iglesia.

Valentín de Foronda, ex concejal de Vitoria, fue alumno y socio, tuvo que exiliarse también a París, durante los años de la Convención (94-95) en Guipúzcoa, acusado de ser un colaboracionista francés. Estuvo perseguido por ser liberal y proponer un gobierno constitucional. Más tarde llegó a estar encarcelado en Pamplona por motivos relativos a sus ideales liberales.

Desengañado del modo de obrar y pensar de la Bascongada, había llamado a sus amigos los caballeritos de Azcoitia de "fanáticos de la antigüedad", definiéndoles con estas palabras:
"La gente de peluca, pero de nobleza cerrada, adicta a las rancias máximas de sus abuelos, se opone tercamente a las ideas profundas de algunos patriotas políticos que les pronostican las consecuencias más funestas de la oscura y terrible borrasca que tienen sobre su cabeza en caso de que no se desprendan voluntariamente de sus privilegios por no perderlos todos."

Como hombre fugitivo que fue, también se preocupó de las duras ordenanzas de limpieza y xenofobia contra el forastero en Vascongadas.

Según el catedrático de historia del pensamiento político de la Universidad del País Vasco, J. Fernández Sebastián, sobre los ilustrados de la Sociedad Bascongada:
"El fracaso más grave de los ilustrados vascos hay que verlo en su incapacidad para extender y difundir "las luces" sobre el cuerpo social más allá de algunos grupos."

TORRE DE IDIAQUEZ EN AZKOITIA

jueves, 23 de marzo de 2017

Participación en la Reconquista del Reino de Pamplona-Aragón


A la muerte sin descendencia de Sancho Garcés IV el de Peñalén, en 1076, continuó el reinado por Sancho Garcés V de Aragón. Ambos son primos y nietos de Sancho III el Mayor. El Reino de Nájera-Pamplona fue incorporado entre 1076 y 1134 en la Corona aragonesa por Sancho V, y por sus hijos, Pedro I primero y Alfonso I después.

Alfonso I el Batallador accedió al trono de ambos reinos en 1104, al morir sin descendencia su hermano Pedro I. Bajo su reinado, el Reino de Navarra completó su Reconquista. En pocos años arrebató a los musulmanes más de veinticinco mil kilómetros cuadrados para el Reino de Pamplona-Aragón. Llegó a dominar un amplio territorio desde Tudela a Madrid por el oeste, y de Sariñena a Morella por el este, siendo Molina de Aragón, Singra, Cella, Aliaga y Gúdar sus límites meridionales. 

Dio un impulso definitivo a la reconquista del valle del Ebro: tras tomar Egea de los Caballeros, Tauste (1106), Tamarite (1107) y Morella (1117), y detener una ofensiva musulmana en la batalla de Valtierra (1110), concentró sus fuerzas sobre Zaragoza; para ello obtuvo del Concilio de Toulouse los beneficios de Cruzada, consiguió ayuda económica del obispo de Huesca y concentró en Ayerbe un ejército expedicionario en el que predominaban los francos, mandado por Gastón de Bearne; con él puso sitio a Zaragoza durante siete meses, hasta que se la entregaron los almorávides, en 1118En la toma de Zaragoza por el rey de Pamplona y Aragón, participaron numerosas huestes navarras. El señor de Vizcaya, Diego I López de Haro el Blanco, también fue de la partida.

EL BARRANCO DE LA MUERTE, POR AGUSTÍN SALINAS TERUEL

El empuje reconquistador prosiguió en los años siguientes con la toma de Tudela, Tarazona, Borja, Épila y Ricla (1119), la repoblación de Soria (1120) y la derrota de la contraofensiva almorávide en la batalla de Cutanda (1120). Además tomó el control de los valles del Jalón y Jiloca, con Calatayud y Daroca.

En la conquista de Almería en 1147 por el Reino de Castilla, Alfonso VII tuvo la fortuna de contar con la colaboración de su yerno García V de Navarra y de sus huestes, caballeros navarros, vascongados y montañeses como Lope de Ochoa, Alfonso de Muñatorres, Pedro de Crento, Juan de Castejón, Ruy Ibarra de los Abrojos, Fortún de Santisteban, Rodrigo de Azagrán, señor de Estella, Pero Niño de Torres, el conde Iñiguez Ladrón de Guevara y familias notables como los Cosío, los Terán o los Peralta.

Al morir en 1134, dejó sus reinos para las órdenes militares; pero los nobles no aceptaron dicho testamento, procediendo a dividir la herencia entre Ramiro II el Monje (Aragón) y García V el Restaurador (Navarra).

El desorden de aquel momento fue aprovechado por los almorávides para lanzar una gran ofensiva, en la que recuperaron algunos territorios del valle del Ebro.

ALFONSO I EL BATALLADOR, POR FRANCISCO PRADILLA

lunes, 20 de marzo de 2017

Íñigo López Ezquerra

Primer señor de Vizcaya, que cambió la vinculación del Señoría del rey Sancho IV Garcés de Pamplona hacia Alfonso VI de León.


BANDERA DEL SEÑORÍO DE VIZCAYA


El primer señor de Vizcaya fue Íñigo López Ezquerra, con el título de conde, quien ejerció soberanía entre los años 1040 y 1077, según consta en las inscripciones de 1017 y 1020: "Comes Enneco Lopiz Vizcayensis" (Conde de los vizcaínos Íñigo López).

Es una tenencia, una delegación de gobierno y por lo tanto el conde Íñigo era conde en Vizcaya, no conde de Vizcaya. Eran condes en mandato pero no en posesión, aunque los condados podían convertirse en hereditarios, pero siempre por la voluntad del rey. De hecho, dejó de titularse conde y empezó a llamarse señor de Vizcaya desde 1072.

Vizcaya formó parte del Reino de Asturias hasta comienzos del siglo XI, cuando el señorío pasó a vincularse al rey de Pamplona Sancho III Garcés el Mayor, continuando con García III Sancho el de Nájera y con Sancho IV el de Peñalén. A la muerte de este último en 1076, Íñigo López cambió la vinculación política del señorío del Reino de Pamplona hacia el de León, bajo el reinado de Alfonso VI. Para entonces, el señor se hacía llamar Consul de Gratia Dei totius Vizkaie comes (Cónsul por la gracia de Dios de todo el condado de Vizcaya).

Ejerció el gobierno de Álava y en ocasiones la jefatura del condado de Durango, en los reinados de Sancho III y García III. También tuvo el gobierno de Nájera, desde 1051, por delegación de García III.

Poseyó bastantes tierras y propiedades en Vizcaya y Durango, debidas a su matrimonio con Toda Fortúnez, hija de Fortún Sánchez, ayo del rey García III, y tuvieron por hijos a Lope, García, Galindo, Mencía y Sancho Iñiguez.

En 1053, Íñigo y Toda donaron al monasterio de San Juan de la Peña el castillo e iglesia del Gaztelugache, en territorio de Baquio, y algunas heredades en Bermeo.

A su muerte en 1077, le sucedió su hijo Lope Íñiguez, al frente del Señorío de Vizcaya.


ACTUAL IGLESIA DE GAZTELUGACHE

viernes, 17 de marzo de 2017

Medallas de Blas de Lezo y Cartagena de Indias


Las medallas de una supuesta invasión de Cartagena de Indias son las más llamativas de la serie que glorificaba las victorias del almirante inglés Edward Vernon en los territorios de la América española durante la Guerra del Asiento en 1739-1748. En esta sería habría que incluir las acuñadas en referencia a las tomas de Portobelo y del fuerte de Chagres, y a una supuesta toma de La Habana.

Después de conseguir el control militar del puerto y bahía de Bocachica de Cartagena de Indias en 1741, Vernon envió un paquebote a Londres con dos pliegos que informaban de la reciente toma de la ciudad entera. La noticia generó grandes manifestaciones de alegría, se celebraron fiestas y se acuñaron estas monedas o medallas conmemorativas de una victoria que nunca ocurrió.

A pesar de la enorme diferencia que existía entre el número de tropas y buques españoles e ingleses, el valeroso marino Blas de Lezo consiguió rechazarlos tras más de dos meses de brutal asedio.

Estos son los siete tipos de medallas conmemorativas, algunos ejemplares se hallan expuestos en el Museo Naval de Madrid.

Medalla nº1 (Cobre)

En el anverso, Edward Vernon aparece de cuerpo entero con el bastón de mando en la izquierda y el brazo derecho extendido, bajo él una figura representa el puente de un buque, y junto a él se representan un cañón y un ancla. En el contorno: THE . BRITISH . GLORY . REVI . D . BY . ADMIRAL . VERNON  (la gloria británica revivificada por el almirante Vernon).

En el reverso se ven la ciudad y el puerto de Cartagena de Indias y un castillo, y varias embarcaciones y navíos entran en la bahía. En el contorno: AD . VERNON . GEN . OGLE . TOOK . CARTAGHENA . BY . SEA . AND . LAND (el almirante Vernon y el general Ogle tomaron Cartagena por mar y tierra); y en el exergo inferior: AP . 1:1741:1 (1 de abril de 1741).




Medalla nº2 (Bronce)

En el anverso, Edward Vernon aparece con bastón de mando y Blas de Lezo arrodillado ante él y entregándole una espada. Sobre la cabeza del español aparece la leyenda: DON BLASS; y en el contorno: THE . SPANISH . PRIDE . PULLD . DOWN . BY . ADMIRAL . VERNON (el orgullo español humillado por el almirante Vernon).

En el reverso se presenta la ciudad de Portobelo con sus fortificaciones, y se ve cómo seis navíos penetran en la bahía y un buque está fondeado en el puerto. En el contorno: WHO . TOOK . PORTO . BELLO . WITH . SIX . SHIPS . ONLY (quien tomó Portobelo con solo seis barcos).

En 1741 se reutilizaron los mismos cuños de la serie de medallas dedicadas a la toma de Portobelo, por este motivo aparece aquí esta ciudad y no la de Cartagena.




Moneda nº3 (Cobre)

En el anverso, Edward Vernon aparece con bastón de mando y Blas de Lezo arrodillado ante él y entregándole una espada. Sobre la cabeza del español aparece la leyenda: DON BLASS; y también en el contorno: THE . SPANISH . PRIDE . PULLD . DOWN . BY . ADMIRAL . VERNON (el orgullo español humillado por el almirante Vernon).

El reverso es similar al anterior, la escuadra inglesa se distribuye en dos líneas de cuatro buques.




Moneda nº4 (Bronce dorado)

El anverso es idéntico al de las dos monedas anteriores (nº3 y 4)

El reverso representa una vista de la ciudad de Cartagena de Indias cerrada con una cadena y en su interior aparece un buque con tres marineros. También se ven dos navíos fuera del puerto. Sobre ellos la leyenda: DON BLASS; en el contorno: TRUE . BRITISH . HEROES . TOOK . CARTAGHENA (auténticos héroes británicos tomaron Cartagena); y en el exergo inferior: APRIL 1741 (Abril de 1741).




Moneda nº5 (Cobre)

Esta medalla fue acuñada después de que llegara Inglaterra la noticia de la entrada de Vernon en Bocachica.

En el anverso aparece Edward Vernon de cuerpo entero con el bastón de mando en la mano izquierda y brazo derecho extendido. Detrás de él se ven dos castillos y a sus pies sendos buques. En el contorno: ADMIRAL . VERNON . THE . PRESERVER . OF . HIS . COUNTRY (el almirante Vernon conservador de su país).

En el reverso se representa un plano de la ciudad de Cartagena con sus fortificaciones, dos lenguas de tierra y una isla. Los fuertes viene acompañados de leyendas: IAGO; S. PHILLIPS; BOCACHICA; S. IOS. Dentro de la bahía aparece un buque, y atacan la entrada al puerto embarcaciones de pequeño tamaño, dos navíos y tres bombardas, y la leyenda: TOOK CARTAGENA (tomó Cartagena).




Moneda nº6 (Bronce)

En el anverso, Edward Vernon aparece a la izquierda y Blas de Lezo arrodillado ante él y entregándole una espada, símbolo de la rendición, y a su derecha Charloner Ogle observa la escena. Sobre la cabeza del español aparece la leyenda: DON BLASS; y en el contorno: THE. PRIDE . OF. SPAIN . HUMBLED . BY . AD . VERNON (el orgullo español humillado por el almirante Vernon).

El reverso representa una vista de la ciudad de Cartagena de Indias y su puerto cerrado con una cadena, mientras varios navíos se acercan. En el interior del puerto se ve una embarcación y en la parte superior la leyenda: DON BLASS; en el contorno: THEY . TOOK . CARTAGHENA . APRIL . 1741 (ellos tomaron Cartagena, abril de 1741).




Moneda nº7 (Bronce dorado)

Esta medalla fue acuñada después de que llegara Inglaterra la noticia de la entrada de Vernon en Bocachica.

En el anverso aparece Edward Vernon de pie sobre una explana en forma de trapecio con el bastón de mando en la mano izquierda y el brazo derecho extendido. Señala una ciudad situada a su espalda. También aparecen representados árboles y tres navíos, en su contorno: ADMIRAL . VERNON . WEIWING . THE . TOWN . OF . CARTHAGANA (el almirante Vernon contempla la ciudad de Cartagena); y en el exergo inferior: 1740:1.

El reverso representa una vista de la ciudad y sus dos fuertes: S. IAGO y S. IOSEPH; y dos navíos entran en el puerto. En el contorno: THE FORTS OF CARTHAGENA DESTROYED BY ADMIRAL VERNON 1741 (los fuertes de Cartagena destruidos por el almirante Vernon).



lunes, 13 de marzo de 2017

Íñigo Arista Íñiguez


Primer rey pamplonés entre los años 816 y 842, considerado patriarca de la dinastía Íñigo y fundador del Reino de Pamplona

BUSTO Y ESTANDARTE REAL DE ÍÑIGO ARISTA

Conocido como Íñigo Arista Íñiguez (Enneco Enneconis en latín, Eneko Aritza en euskera) nació 781, siendo hijo de Íñigo Jiménez y Oneca. Muerto su padre, su madre se casó en segundas nupcias con Musá ibn Fortún de Tudela, uno de los señores de la dinastía Banu Qasi del valle del Ebro, con cuyo apoyo llegó al trono. Este matrimonio dejó bajo la influencia de Íñigo Arista unos territorios considerables: desde Pamplona hasta los altos valles pirenaicos de Irati (Navarra) y Valle de Hecho (Aragón). Los Banu Qasi controlaban las fértiles riberas del Ebro, desde Tafalla hasta las cercanías de Zaragoza.

El advenimiento del primer rey de Navarra no se hizo sin dificultades. Entre los núcleos de población cristiana, que eran minoritaria, algunos dieron su apoyo al partido franco, sostenido primero por Carlomagno y más tarde por Luis el Piadoso. La rica familia cristiana de los Velasco está a la cabeza de ese partido.

En 799, unos magnates pamploneses pro-carolingios asesinaron al gobernador de Pamplona Mutarrif ibn Muza, de la familia de los Banu Qasi. En 806, los francos controlaban Navarra a través de un Velasco como gobernador. En 812, Luis el Piadoso mandó una expedición contra Pamplona. El regreso no fue muy glorioso, tomando como rehenes a niños y mujeres de la zona para protegerse durante el paso del puerto de Roncesvalles.

ESTATUA DE ÍÑIGO ARISTA EN MADRID

Íñigo Arista se casó con Oneca Velázquez, hija de Velasco, gobernador de Pamplona, fallecido en 816. Momento en el cual fue elegido entre la nobleza vascona de la dinastía Íñigo para expulsar a la dinastía Velasco del poder pamplonés, tradicionalmente vinculada a los francos, pero bajo la autoridad de los Omeyas de Córdoba y pagando tributos.

Para asentarse en el poder y como reacción a esta incursión de los carolingios, Íñigo Arista comenzó una relación de alianzas con la dinastía de los Beni Fortun, descendientes la familia muladí de origen visigodo Banu Qasi. Íñigo era hermanastro de Musa ibn Fortún de Tudela por parte de madre, ya que esta, Oneca, casó en segundas nupcias con un Banu Fortún. Además, su hija Assona Íñiguez casaría más tarde con su tío Muza ibn Muza ibn Fortún, valí de Tudela y Huesca. Estos enlaces matrimoniales entre ambas dinastías permitieron poner bajo la influencia de Íñigo Arista unos territorios considerables: desde Pamplona hasta los altos valles pirenaicos de Irati (Navarra) y Hecho (Aragón). Los Banu Fortún controlaban las fértiles riberas del Ebro, desde Tafalla hasta las cercanías de Zaragoza.

Por otra parte, el nuevo conde de Jaca, García el Malo, se había aliado con Íñigo Arista tras abandonar a su primera esposa, hija del conde procarolingio Aznar, y casar en segundas nupcias con la segunda hija de Arista, Nunila Íñiguez.

El cuarto de los hijos de Arista, Galindo Íñiguez, fue el padre de Musa ibn Galindo, que sería valí de Huesca en el 860. Mientras que García I Íñiguez sería su sucesor en el trono.

DINASTÍA ÍÑIGO

En 824, los condes francos Elbe y Aznar dirigieron otra expedición contra Pamplona, pero fueron vencidos por Íñigo con el apoyo de sus yernos Musa ibn Musa ibn Fortún y García el Malo.

Ese mismo año de 824, tras esta victoria, Íñigo Arista accedió al control de la ciudad fundando el Reino de Pamplona. La entronización fue efectuada en la Peña de Oroel, del Condado de Jaca y en colaboración con trescientos caballeros, principalmente de los Banu Fortún de Tudela y de las dinastías vasconas Jimeno e Íñigo, y con el obispado de Pamplona. Según Eulogio de Córdoba, Íñigo Arista aparecía como un príncipe cristiano (Christicolae princeps).

La dinastía Íñigo, la primera real pamplonesa, organizó el Reino de Pamplona en guerra permanente con Abd al-Rahman II, el cual también fue el principal rival de Alfonso II el Casto, rey de Oviedo. Fue el preludio de una futura alianza navarro-astur, ya que cada año el emir cordobés enviaba expediciones de saqueo contra galaicos y pamploneses.

En 841, Íñigo Arista, debido a una enfermedad que lo dejó paralítico, abdicó en favor de su hijo Garía I Íñiguez, muriendo al año siguiente. Su sucesor ejerció una fuerte regencia, llevando la dirección de las campañas militares, pero continuando la política de alianzas.

MONUMENTO A ÍÑIGO ARISTA EN PAMPLONA