viernes, 7 de agosto de 2015

Casa-torre de Otalora de Arechavaleta

La antigua casa solar de los Otalora tiene su asiento en el barrio de Aozaraza de la villa guipuzcoana de Arechavaleta. De este linaje nobiliario descienden:

El licenciado Sancho López de Otalora, que nació en 1498 y fue juez de los Grados de Sevilla. Comisionado para la demarcación de la frontera hispano-portuguesa en Andalucía, demostró tanta diligencia y prudencia, que fue promovido al Consejo Real del emperador Carlos V y más tarde nombrado presidente de la audiencia de Valladolid, cuyo cargo no quiso aceptar, y se retiró a su casa de Otalora en 1562, falleciendo ocho años después.

Juan Otalora fue camarero del rey Fernando el Católico, de quien recibió, entre otras gracias, en 1512, una espada que usó el mismo monarca, que dejó vinculada en la familia. En 1540 se fundó en la iglesia de Aozaraza una capilla con tres altares para sepultura suya.

Otro Juan Otalora fué secretario real de Felipe IV.



La familia Otalora construyó su casa torre en el siglo XIV aunque, el aspecto palaciego actual se configuró en el siglo XVI. Conserva las trazas de su antiguo esplendor y poderío: el escudo de armas, su mirador de corte renacentista, su lucido artesonado asomándose por el amplio alero, su obra en piedra de sillería, los remates de puertas y ventanas, las saeteras.

En la fachada principal destaca un balcón decorado con molduras, cabezas y rosetas. A la derecha, el escudo imperial, regalo del rey por el servicio prestado, y en el centro el escudo barroco de la familia. Todo se remata con un alero ricamente decorado con figuras geométricas.

En la fachada izquierda aparece una sucesión de ventanas saeteras y sobre ella una preciosa solana de madera.