martes, 28 de febrero de 2017

Phelipe y Simón de Zelarain


Los hermanos Phelipe y Simón de Zelarain, naturales de San Sebastián, comenzaron a fabricar embarcaciones en el último decenio del siglo XVII.

Como fabricantes y asentistas navales rara vez trabajaron conjuntamente, y cuando así lo hicieron labraron tres navíos de guerra en los astilleros de Pasajes en 1718. Estas embarcaciones fueron quemadas por el Ejército francés cuando aún estaban en grada.

En el caso de actuar individualmente, ambos coincidieron trabajando en los mismos astilleros de Pasajes y Orio, pero fueron diferentes los destinos de los bajeles que fabricaron.

Phelipe de Zelarain trabajó única y exclusivamente como asentista del rey Felipe V, hacienda para su Armada Real los navíos San Isidro y San Juan Bautista bajo la dirección del general Antonio de Gaztañetaun bajel en Basanoaga el año 1718; y perfeccionando y acabando en rosca el navío Santa Teresa.

El capitán Simón de Zelarain se dedicó a la construcción de bajeles para los particulares, como por ejemplo el navío Nuestra Señora del Rosario (462 toneladas) del comerciante Andrés Martínez de Murguía; la nao que hizo en Orio el año 1721; y la nao ballenera que erigió en Pasajes por encargo del vecino de Rentería Santiago de Salaverría.