INSTITUCIONES Y SÍMBOLOS FORALES DEL SEÑORÍO DE VIZCAYA


1. TERRITORIO DE VIZCAYA

La actual configuración territorial de Vizcaya es fruto de la evolución histórica que ha acabado aglutinando en un mismo marco diferentes unidades administrativas: las Villas y la Tierra Llana.

La Tierra Llana era el conjunto de Anteiglesias de Vizcaya, que a su vez estaban agrupadas en Merindades. Era llamada así por oposición a las Villas que estaban rodeadas de murallas, se regían jurídicamente por la legislación tradicional del Señorío, esto es, el Fuero de Vizcaya.

Las Villas surgieron como núcleos de población con una creciente actividad económica y mercantil, frente al carácter eminentemente agrícola de las Anteiglesias. Las Villas fueron dotadas de una Fuero que, junto con la Carta Puebla, constituyeron su corpus normativo y quedaron sustraídas del régimen de administración foral que regía en el resto del territorio de Vizcaya.


TERRITORIO DEL SEÑORÍO DE VIZCAYA
LAS ENCARTACIONES, TIERRA LLANA, Y DURANGUESADO
VILLAS Y MONTES


2. JUNTAS GENERALES

Las Juntas Generales son el órgano máximo de representación y participación popular de los vizcaínos: el Parlamento de Vizcaya. Su sede se encuentra en la Casa de Juntas de Guernica, junto al legendario roble, donde se celebran los plenos. Recuperadas en 1979 tras un paréntesis de más de cien año provocado por la abolición de los Fueros en 1876 en 1876, las Juntas Generales de Vizcaya han sido protagonistas destacados del proceso de institucionalización que viene desarrollándose desde hace tres décadas en la Comunidad Autónoma Vasca.

Las Juntas Generales como máximo órgano de gobierno, reflejan en su composición interna la originaria división del Señorío en tres grandes entidades territoriales (Vizcaya nuclear, Duranguesado y Encartaciones) como la diferente naturaleza social y jurídica de los dos pilares básicos de la Vizcaya nuclear, la Tierra Llana y las Villas. 


DIPUTACIÓN FORAL DE VIZCAYA



3. CASA DE JUNTAS

La Casa de Junta logró reunir la tradicional simbología del árbol y la función político-social de las Juntas. 

Durante las segunda década del siglo XIX, este edificio civil en estilo neoclásico sufrió una remodelación basada en su anterior religioso, a cargo del arquitecto Antonio Etxebarria.

Primero se reconstruyó el archivo y más tarde, en 1828, se iniciaron las obras de la sala de reuniones. La fachada principal está delante del árbol, tiene columnas dóricas y un frontón en el que figuran los escudos de Vizcaya. En la sala de reuniones, los escaños están organizados a modo de anfiteatro; hay unas vidrieras en las que se representan escenas del modo de vida de la provincia y los elementos del escudo foral. En el exterior, detrás del árbol, hay un templete corintio, que lleva en su ático el escudo del Señor de Vizcaya.


CASA DE JUNTAS DE GUERNICA



4. ÁRBOL DE GUERNICA

Sin duda alguna, el símbolo más universal de los vascos en relación con los Fueros es el Árbol de Guernica. El roble que acogía las primeras Juntas de Señorío de Vizcaya se convirtió con el tiempo en el símbolo de la permanencia de un pueblo y unas instituciones frente a los avatares históricos que los vascos han conocido en su discurrir como colectividad. 

El Árbol de Guernica ha trascendido el marco geográfico de Vizcaya para convertirse en punto de referencia para toda Euskal Herria. En la actualidad acoge actos tan especiales como la toma de posesión y el juramento del cargo de Lehendakari o del Diputado general de Vizcaya.

"El Árbol de Guernica ha conservado la antigüedad que ilustra a sus Señores, sin que tirano le hayan deshojado, ni haga sombra a confesos ni a traidores."
Tirso de MolinaLa prudencia en la mujer

"Mi máximo respeto a ese Árbol, que es el corazón de Euskal Herria. Ese Árbol nos simboliza a todos nosotros. Nuestras raíces, nuestra comunión con el cosmos."
Eduardo ChillidaGure aitsren etxea

"Dícese que antiguamente se celebraban los casamientos delante de ellos y muchos vecinos que en el mercado de Guernica hacían contratos de compromiso de alguna importancia, iban a hacer sus pagos delante de Peru y Mari (dos árboles), que eran considerados como testigos."
José Miguel BarandiaranBizkaiko Seme Bikaina, Diccionario ilustrado de mitología vasca

"Aparte de esa veneración religiosa queda todo un cuerpo de principios de derechos que hacen que los árboles, y antes que ninguno el roble, tengan un significado profundo en la vida colectiva, política y legal."
Julio Caro BarojaSobre historia y etnografía vasca


ÁRBOL DE GUERNICA EN LA CASA DE JUNTAS



5. JURAMENTO FORAL

Los actos del Poder quedaban fiscalizados por el Pase Foral, que consistía en un mecanismo de control del poder señorial con el que se ponía freno a posibles arbitrariedades, y garantizaba el respeto a las leyes por parte de los gobernantes. De esta forma quedaba invalidada cualquier resolución del Señor que fuese contra el Fuero de Vizcaya.

Junto con el Pase Foral, el Juramento del Señor se manifiesta como un elemento fundamental para garantizar la integridad del Fuero. El primer acto de gobierno del Señor lo constituía la declaración expresa y manifiesta de respeto al conjunto de leyes por las que se regían los vizcaínos.

El Juramento del Señor era un acto de gran solemnidad que se repetía en distintos puntos de la geografía del Señorío, tan y como queda determinado por la Ley 2ª del título I. El primer lugar en realizar el juramento de los Fueros era la ermita de Santa María de la Antigua de Guernica, que se encuentra junto a la actual Casa de Juntas.

Sólo después de jurar los Fueros en todos los lugares de esta Ruta Juradera eran aclamados como Señores de Vizcaya.

"Yo Señor de Vizcaya juro que bien y verdaderamente guardaré y mandaré guardar todas las libertades, franquezas y privilegios, usos, costumbres, que los vizcaínos, así de la tierra llana como de las villas y ciudad, y Encartaciones y Durangueses de ella tuvieron hasta aquí y en la manera que ellos tienen y quiere."
Fórmula del Juramento

"Otrosí, dixeron: Que habían por Fuero, e Ley, e Libertad, e Franqueza, que cualquier carta o Provission Real, que el dicho Señor de Vizcaya diere, o mandare dar, o proveer, que sea, o ser pueda contra las Leyes e Fueros de Vizcaya, directe o indirecte, que sea obedecida y no cumplida."
Ley XI. Que las cartas contra la libertad sean obedecidas y no cumplidas.


BESAMANOS A FERNANDO EL CATOLICO POR VIZCAINOS EN 1476, DE FRANCISCO DE MENDIETA, EN 1609


Tras jurar los Fueros del Señorío de Vizcaya, el rey Fernando el Católico recibe la pleitesía de las Juntas Generales, reunidas en Guernica junto al Árbol, el 30 de julio de 1476. Los líderes de los bandos nobiliarios Oñacinos y Gamboinos están arrodillado ante el rey. La inscripción dice en vascuence vizcaíno:
"Esto es cómo en los años mil y cuatrocientos y setenta y seis, el día treintaavo de julio el señor rey Fernando quinto debajo del árbol de Gernica confirmó a los vizcainos sus fueros y ellos tenerle por Señor."


JURAMENTO DE JAUN ZURIA, DE ANSELMO DE GUINEA, EN 1882

El primer Señor de Vizcaya, en el año 870-909, fue Lope Fortún cuyo aspecto físico llamaba la atención de sus vasallos que le llamaban Jaun Zuria que en eusquera significa "blanco y rubio".



6. VILLA DE BILBAO, CAPITAL VIZCAINA

La Historia de Bilbao es algo más que un capítulo de la historia de Vizcaya, no se entendería la historia de Vizcaya prescindiendo de Bilbao, ni la de Bilbao prescindiendo de Vizcaya

De cuatro partes se constituía el Señorío de Vizcaya. Tierra Llana, formada por el territorio primitivo y legitimo, esparcido por sus valles y montes en anteiglesias regidas por el uso y la costumbre; Villas y Ciudad, agrupaciones muradas, eximidas del fuero vizcaíno e infanzón, regidas por cartas-pueblas distintas; las Encartaciones y el Duranguesadodistritos unidos a Vizcaya por incorporación.

Este orden de los elementos constitutivos de Vizcaya está consagrado por una fórmula oficial.

El Señorío de Vizcaya se compone a partir de la Edad Media de 72 Anteiglesias que conforman la Tierra Llana, 20 Villas, una Ciudad, 5 Repúblicas Unidas Encartadas y 12 Concejos.

En relación con el Fuero de Vizcaya, vemos que el Fuero de la Tierra Llana no se aplicaba en las villas. Las Villas fueron dotadas de un Fuero que, junto con la Carta Puebla, constituyeron su corpus corporativo y quedaron sustraídas del régimen de administración foral que regía en el territorio de Vizcaya. Las Villas y Ciudad celebraban sus Juntas en distintos lugares que el Señorío.

Las Encartaciones tenían territorio separado, jurisdicción privativa y gobierno aparte. Los diez concejos ó valles mayores enviaban a sus procuradores a la Junta de Avellaneda, los cuales se dividían en tercios.

Tanto las Villas y Ciudad como la Encartación sólo concurrían a las Juntas Generales de Guernica para cosas comunes.

Los pleitos que tuviesen los moradores de Vizcaya podían ser apelados ante el Corregidor del Señorío, y ante el Juez Mayor de Vizcaya que residía en la Real Cancillería de Valladolid.


Don Diego López de Haro no fue quien edificó propiamente la población, pues Bilbao existía como pueblo marítimo ocupado por mareantes y pescadores; existían ya algunas casas torres y la Iglesia de Santiago.

Luis de Castresana:
Pero es preciso ir más allá y buscar lo que yace en lo hondo de las cosas que nos cuentan crónicas y documentos. Digan lo que digan cartas y crónicas, la verdad pura y simple es que a una ciudad no la hacen unos pocos, sino el pueblo entero. Bilbao es una biografía comunitaria; es una obra conjunta realizada codo a codo, piedra a piedra y casa a casa por muchedumbres de bilbaínos que a lo largo de los siglos han ido sucediéndose en una vital e ininterrumpida carrera de relevos. Nuestra villa la han hecho los bilbaínos, todos los bilbaínos. 
Bilbao es para un bilbaíno un trozo de su mismidad y el cordón umbilical de su identidad hombre-tierra. El bocho forma parte de nuestra biografía personal y nosotros formamos parte de su historia comunitaria. En algunas de sus calles, de sus plazas, de sus casas, de sus rincones, ¿no nos conocemos a veces individualmente como si nos miráramos en un espejo? Tal vez estemos equivocados, pero me parece que en pocas ciudades se observa una identificación tan telúrica y profunda como la que existe entre Bilbao y los bilbaínos.

En este momento, en el que Bilbao afronta la construcción de un nuevo modelo de ciudad, abocados al siglo XXI y al 700 aniversario de su reconocimiento histórico, resulta de especial interés conocer cual es la solidez de nuestra historia que nos permita encarar la proyección futura de Bilbao.

Aparición cronológica de las Villas.


Balmaseda (1199); Orduña (1229); Bermeo (1236); Lanestosa (1287); Plencia/Gaminiz (1299); Bilbao (1300); Ochandiano (1304); Portugalete (1322); Lequeitio (1325); Ondárroa (1327); Villaro/Areatza (1338); Marquina (1355); Elorrio (1356); Guernica y Guerricaiz (1366); Miravalles/Ugao (1375); Munguía, Larrabezúa y Rigoitia (1376). Las Villas de Durango y Ermua, aunque fueron originarias en 1212, se les dio el Fuero en 1372.