RUTAS Y CAMINOS DE LOS PIRINEOS


01. LÍNEAS DE FUGA DE LA RED COMÉTE
Durante la II Guerra Mundial existían líneas de fuga para ponerse a salvo de los nazis en países neutrales o del eje aliado. El paso de los Pirineos occidentales estaba entre la costa labortana y el País de Bidasoa. La red Cométe, creada en Bruselas en 1940, era la encargada de cruzar a territorio español a los pilotos aliados derribados en suelo francés o belga.
Desde bases de Anglet, Ziburu-Ciboure o Donibane Lohizune-Saint Jean de Luz, los mugalaris guiaban a los evadidos por los senderos de Xoldokogaña hasta el collado de Pitara, previo al cruce del Bidasoa, a salvo de la guardia civil en los caseríos más próximos. En Oiartzun o San Sebastián, los pilotos eran recogidos por coches consulares ingleses que los trasladaban hasta Gibraltar, para retomar a su país.

Esta red fue una de las más activas de la Resistencia: 800 fugitivos evacuados, más de 1500 miembros de la red para su kilométrico recorrido de Bélgica a los Pirineos. Hubo cerca de 700 detenidos, de los que casi 200 fueron fusilados o murieron deportados en campos. En los últimos años se trasladó el paso al sector entre Ezpeleta y Baztán.



PLANO DE UNA LÍNEA DE FUGA DE LA RED COMÉTE



02. PASO FURTIVO DEL SARRIO

La llamada Ruta del Sarrio fue usada por los cazadores de Sallent de Gállego, en el norte de la provincia de Huesca, para pasar como furtivos a Francia. Durante la primera mitad del siglo XX, tiradores del prestigio de Eustaquio Urieta frecuentaron dicho itinerario a pesar de la vigilancia de los carabineros hispanos en torno al puerto de Biello de Sallent.

La vía contempló algún incidente sangriento. Al parecer, en 1943, unos salentinos que regresaban de Pombie con varios recovecos muertos, ante el riesgo de ver cortada su retirada por una patrulla alemana, abatieron a varios soldados antes de escapar hacia la frontera.



BIELLO DE SALLENT

El origen de estos peligrosos viajes al norte hay que buscarlo en la escasez de sarrios en la vertiente aragonesa, cuyas manadas se veían esquilmadas por la necesidad de sus moradores. Los valles bearneses contaban con un mayor número de estos animales; sobre todo, en su tradicional santuario del Midi d´Ossau. Mientras tanto, osaleses y tensinos se evitaban durante sus batidas por las montañas.

La Ruta del Sarrio es un claro ejemplo de ruta para furtivos, comienza en Formigal, atraviesa el puerto de Peyrelue/Biello de Sallent, y baja por el valle del Brousset hasta Pombie, cerca de Midi d´Ossau en Francia.


PUERTO BIELLO DE SALLENT


03. SENDERO DE LOS ESCRITOERES ZUBEROTARRAS

Zuberoa es territorio de letras, con varias de sus villas y ciudades vinculadas a la literatura: Maule, Atharratze, Iruri y Altzai.
El jesuita Pierre Lhande (1877-1957) estudió en el seminario de Maule y murió en Atharratze (Tardets), legando obras como Mirentchu (1911) o el Dictionnaire Basque-Francais (1926). En Maule nación Arnaut Oihenart (1592-1667), prolífico personaje que ejerció de jurista-abogado de los restos de la corte de Navarra en Donapaleu (Saint Palais), diputado por Maule, crítico literario y poeta que se desmarcó de la línea tradicional de Etxepare.
En Iruri (Trois Villes) destaca la figura de Pierre Bordazaharre (1908-1979), de sobrenombre Etxahun, y autor de nueve obras pastorales de estilo teatral tradicional sulentino en verso, también es autor de la letra de la canción Agur Zuberoa. El noble bearnés Jean-Arnaud Du Peyrer, que tenía allí posesiones, era monsieur Tréville, el capitán de los célebres mosqueteros de Alejandro Dumas.
El contemporáneo Junes Casenave (1924), párroco de Altzai, es autor de varias pastorales, como Ibañeta (1978) o Agota (1992).


ZUBEROA


04. CAMINOS DE LOS PASTOS ESTIVALES

Desde tiempos inmemoriales, la presión demográfica de los alto-aragoneses hizo que extendieran sus actividades ganaderas al norte de la raya. En 1962, el Tratado de Biona intentó regularizar la situación, poco acorde con los estados modernos. Para la Bigorra se firmó un acuerdo y a cambio de perder pastos como Allanz, Coumély o Campbieil, los sobrarbeses mantenían sus derechos sobre el valle de Ossoue: tras llevar un pago a la comisión sindical de Baréges, podían llevar el ganado a los pastos estivales de Sécres, Pouey-Arrabi, Pla-Lacoume y Pouey-Mourou.

A pesar de los choques violentos de 1902, dicho trato sigue vigente. El cruce de fronteras de las vacas, concretado siempre por Bernatuara, no dispone de fecha fija. En 2009 el ciclo fue el siguiente: el 10 de junio, el ganado francés abandonó los pastizales asignados a los aragoneses; el 22 de julio, las reses de Broto subieron el puerto, para regresar el 5 de octubre. Por lo general, el trayecto se realiza en dos jornadas; este verano pasado lo completaron casi un millar de cabezas.


VALLE DE OSSOUE


05. RUTA DELS SEGADORS

MONUMENTO A LOS SEGADORES

Antes de la guerra de 1936-39 era bastante amplio el grupo de jornaleros de Gósol que trabajaban en la siega del trigo y eran muchos los que atravesaban el Cadí para ir a la Cerdanya en busca de trabajo. Atravesaban el Pas dels Gosolans, en la sierra Cabilorera, a principios de junio y, la gran mayoría, se dirigían a Bellver de Cerdanya y cercanías. Se distribuían por grupos, comandados por un líder, escogido por sus compañeros a través de la eficacia de su trabajo. Segaban por los llanos en dirección a levante, hacia el Coll de la Perxa y el Capcir, donde el cereal maduraba más rápido.
Los segadores se convertían en braceros de alquiler. Cortaban el cereal de sol a sol mientras competían entre ellos, no se cambiaban nunca de camiseta durante el verano, y quien al final la llevase más rota y sudada recibía un premio en reconocimiento a su esfuerzo.

El Camino dels Segadors también se conoce como el de los oficios, pues fue transitado por arrieros, músicos, somatenes, bandoleros y contrabandistas. El pintor Pablo Picasso, durante su estancia en Gósol en verano de 1906, recorrió este camino hasta Bellver de Cerdanya montado en mula.


MAPA DE LA RUTA DE LOS SEGADORES


06. PUERTA DEL EXILIO DE SALAU
 
El Port de Salau fue y es uno de los pasos fronterizos más importantes del Pallars. Hubo explotación conjunta de la alta montaña entre catalanes y occitanos, una hermandad que sigue celebrándose cada primer domingo de agosto en una jornada festiva en el mismo puerto. También han coincidido comerciantes y jornaleros que cambiaban de vertiente en busca de lo que le faltaba para su tierra.
 
Pero, sobre todo, el Port de Salau, fue la puerta de salvación de muchos exiliados. Siendo el único puerto vigilado por los aduaneros, por esta frontera pasaron miles de personas entre los años 1936 y 1944. Desde brigadistas internacionales que iban a combatir con el ejército republicano o desertores, hasta cientos de personas que huían de la ocupación nazi en Francia. Con el hundimiento del frente de Aragón y la llegada de la guerra de 1936-39 en el Pallars, fue escenario del exilio del 1938, con el paso de más de 500 personas hacia territorio francés. Desde la base en Sort, y remontando el curso del río Noguera Pallars se llega a Fornet, para empezar a escalar el pico de Portavera donde se ubica la puerta al exilio francés, Port de Salau.



07. RUTAS DE BANDOLEROS Y CONTRABANDO
 
La frontera y el contrabando son inseparables. A ambos lados de la cordillera han vivido siempre gentes de extracto humilde, ganaderos, agricultores y personas son oficio que buscaban ingresos con la compraventa de mercancías conseguidas al otro lado y traídas de forma ilegal.

Hablar de Tor es hablar de contrabando. La vida en este recóndito lugar ha sido dura, sin luz o agua corriente y aislados totalmente durante los meses de invierno, pero rica gracias a sus pastos y a la explotación de la madera. Su estratégica ubicación, a poco más de tres kilómetros de la frontera andorrana, dio lugar a que muchos vecinos ganaran, desde finales del siglo XIX y principios del XX, mucho dinero gracias al contrabando de oro, plata, café y otras mercancías, incluido el paso de personas.
 
También fue una importante puerta de entrada para centenares de judíos que huían de la persecución nazi. Más tarde prevaleció el contrabando de perfumes, tabaco, electrodomésticos y armas.
 
La pista que une Andorra con el Pallars Sobirá es conocida como la vía más famosa de entrega de contrabandistas y bandoleros, tanto que se dice que los habitantes de Tor trabajaban sólo para los bandoleros, de tantas veces como eran atacados y robados.



08. TRENES HACIA LA LIBERTAD

Durante el transcurso de la II Guerra Mundial, varios embajadores y cónsules españoles utilizaron todo tipo de astucias diplomáticas para conseguir miles de salvoconductos y traslados de judíos sefarditas hacia tierras españolas. Aquellos diplomáticos se valieron de un antiguo decreto promulgado por Primo de Rivera que permitía otorgar la nacionalidad española a aquellos judíos de origen sefardí, es decir, descendientes de los expulsados de España en 1492 por los Reyes Católicos, para facilitar visados tanto de tránsito como de entrada a miles de judíos. No todos fueron realmente sefardíes, pero los diplomáticos no dudaron en alterar nombres y otros datos para permitir su refugio a España.

Entre los meses de marzo y junio de 1943, más de 45.000 judíos de la ciudad griega de Salónica habían sido deportados al matadero humano en que se había convertido Auschwitz. Entre las comunidades judías de Atenas y Salónica había en aquellas fechas unos 800 sefardíes. El cónsul español en Atenas, Sebastián de Romero Radigales, no dudó en hacer todo lo posible para evitar su muerte.


TRENES DE JUDÍOS HACIA LA LIBERTAD

Los nazis metieron a los sefardíes en dos trenes distintos, que salieron con varios días de diferencia, y pusieron rumbo a la estación de Cerbére en la frontera franco-española. El primer convoy llegó a España el 10 de febrero y el segundo lo hizo el día 13. Centenares de judíos fueron recibidos en Barcelona.

En gratitud a su valerosa ayuda, en 1988 el Yad Vashem declaró "Justos entre las naciones" a los embajadores españoles Ángel Sanz Briz, Eduardo Propper de Callejón, José de Rojas y Moreno, Sebastián Romero Radigales, Julio Palencia y Bernardo Rolland de Miota. Su valor y dedicación gozan del mayor agradecimiento posible: el de miles de personas, descendientes de aquellos judíos a los que salvaron enviándolos en aquellos "trenes hacia la libertad", y que hoy viven gracias a su decidida lucha contra el horror. Durante el tiempo que duró la contienda, se calcula que unos 35.000 judíos lograron atravesar España, por la frontera pirenaica en su gran mayoría, para ponerse a salvo.


VISADO DE UNA FAMILIA SEFARDITA EXPEDIDO POR EL CONSULADO ESPAÑOL


SEBASTIÁN ROMERO RADIGALES


09. CAMINO DE SANTIAGO POR EL PIRINEO NAVARRO
Acompañados por los legendarios ecos de la historia de Carlomagno, los peregrinos del Camino de Santiago descienden por los valles navarros, cruzan Pamplona y se unen en Puente la Reina con los que vienen por el Camino que atraviesa el Pirineo aragonés.

Toda una travesía montañosa separa Saint Jean de Pied de Port de la Colegiata de Santa María de Roncesvalles, pero son muchos los peregrinos que empiezan en esa ciudad francesa, anteriormente navarra, o que continúan por ella desde las vías francesas que confluyen en Ostabat.

El Camino pasa por los Pirineos en el escenario de una de las leyendas más extendidas en la Europa medieval, la Canción de Roldán. El viejo cantar de gesta cuenta que Roldán, sobrino y favorito del emperador Carlomagno, era comandante de la retaguardia del ejército carolingio cuando fue emboscado en Roncesvalles. Allí encontró la muerte junto a los Doce Pares de Francia, pero antes de morir tocó el cuerno para avisar al emperador, quién volvió con el resto de su ejército para vengar la afrenta.

Este punto del camino, donde confluyen la épica histórica y la tradición jacobea, fue simbolizado con la cruz de Roncesvalles, ahora con el Monumento a Roldán. Y desde él, la ruta desciende por los verdes valles del Pirineo navarro, buscando la salida del río Arga, vía de comunicación natural por la que llega a Puente la Reina. Pero antes, atraviesa una serie de pueblos muy cuidados como Burguete, Espinal, Biscarrete, Lintzoain, Zubiri, etc.


MONUMENTO A ROLDÁN

El Camino cruza los Pirineos bordeando el extremo occidental de la selva de Irati, uno de los bosques de hayas más antiguos y extensos de Europa. Desde Espinal, el trayecto pasa el valle de Erro, cerca de la estación megalítica de Sorogain.

Desde Zubiri hasta Pamplona discurre un tramo corto pero con una gran variedad paisajística, primero por el valle de Esteribar, recorriendo su mitad inferior, donde están la mayoría de sus treinta y un núcleos de población. Después, el paisaje de valle montañoso junto al río Arga, que cruza varias veces por puentes medievales, da paso a la cuenca de Pamplona. Villava y Burlada, convertidas en ciudades residenciales, preceden a Pamplona, la primera capital de provincia en el paso de Camino de Santiago. La vieja Pompaelo romana fundada por Pompeyo Magno, la ciudad medieval de los Tres Burgos y capital del medieval Reino de Navarra.


10. CAMINO DE SANTIAGO POR EL PIRINEO ARAGONÉS
Los peregrinos que recorren Francia por la vía tolosana, afrontan el siempre duro paso de los Pirineos por el puerto de Somport, el antiguo Summus Portus de los romanos. Tanto estos como los que eligen Somport como punto de partida, realizan en esta etapa una fuerte bajada hacia la ciudad de Jaca junto al caudaloso río Aragón, descubriendo parajes de singular belleza. El río le presta su nombre al reino de Aragón, que tuvo en estas tierras su germen y en Jaca la primera capital.

El Pirineo aragonés es un territorio de gran belleza, el valle del Alto Aragón es un buen punto de partida para llegar a dos lugares de gran importancia en el origen de Aragón: la iglesia de San Adrián de Sasave y de Santa María de Iguacel.

Tras salir de Jaca, el Camino de Santiago gira al oeste y comienza la primera de las tres etapas que recorren por la Canal de Berdún, una profunda depresión natural que separa en los Pirineos las sierras interiores de las sierras exteriores. El río Aragón ha excavado un valle en las blandas y grises margas de la zona facilitando las comunicaciones de este a oeste. Este valle se va ampliando según desciende el Camino dirección Puente la Reina de Jaca, discurriendo entre el cauce del río Aragón y la sierra de San Juan de Peña. Bajo una de las grandes rocas de depósitos de aglomerado que se formaron durante el proceso de elevación de los Pirineos, se encuentra el monasterio de San Juan de Peña, corazón histórico y legendario del medieval reino de Aragón.


MONASTERIO DE SAN JUAN DE PEÑA

La sierra de Leyre es una pequeña cadena montañosa del pre-Pirineo navarro que flanquea el norte el tramo final de la Canal de Berdún. En su vertiente sur, poblada de encinas robles y carracas, encontraron los monjes un locus amoenus para fundar el monasterio de San Salvador de Leyre, la cuna del reino de Navarra. A sus pies, sobre un promontorio rocoso se alza el castillo de Javier, emplazamiento fundamental en la frontera medieval navarro-aragonesa y lugar de nacimiento de San Francisco Javier, evangelizador de la India y Japón.

Dos variantes del Camino de Santiago que discurre por tierras navarras y aragonesas se juntan en el puerto de Loiti. En su bajada, entra en el valle de Ibargoiti. Antes, el río Irati se encaja en las calizas del extremo occidental de la sierra de Leyre formando la foz de Lumbier, uno de los más bellos parajer naturales de Navarra que se puede recorrer por una senda que discurre sobre el antiguo trazado del ferrocarril que unía Sangüesa y Pamplona.


CASTILLO DE JAVIER

Al salir de Sangüesa, el Camino abandona el valle del río Aragón y asciende desde el Rocaforte al alto de Aibar. Desde Loiti, en la divisoria de las cuencas de los ríos Aragón y Arga, desciende al valle de Ibargoiti, surcado por el río Elorz, entre las sierras de Izco y de Tabar. Salvando su recorrido dos puentes medievales, llega hasta la villa de Monreal, vieja población medieval situada bajo la impresionante mole de la Higa, cuya silueta domina el paisaje durante buena parte de la etapa.

Superadas las soledades aragonesas y del valle de Ibargoiti, la ruta jacobea desemboca en el valle de Elorz y recorre el reborde montañoso de la sierra de Alaiz, donde los pueblos aparece como una sucesión de atalayas sobre la cuenca de Pamplona. Tras Tiebas, fortaleza en el punto estratégico de comunicaciones, la ruta entra en Valdizarbe, comarca que tiene en Puente la Reina su cabeza. Aquí, el ramal de Somport confluye con el de Roncesvalles.


FOZ DE LUMBIER


11. RUTAS DE HUIDA DE LOS REFUGIADOS JUDÍOS
El proyecto Perseguidos y Salvados prevé señalizar los cuatro itinerarios de evasión por el Pirineo de Lleida de los judíos que huían del nazismo durante la Segunda Guerra Mundial.

Estos caminos transcurren por cinco comarcas leridanas -el Pallars Sobirà, la Alta Ribagorça, la Vall d’Arán, el Alt Urgell y la Cerdaña- y se calcula que por ellos pasaron unas 20.000 personas.

La propuesta prevé la señalización de las cuatro rutas y también de aquellos lugares que se consideran como más representativos, como las aduanas, cuarteles, prisiones, lugares de acogida y hoteles que utilizaron los judíos en su éxodo.

Una de las rutas que se señalizará es la que une Aulus-les-Bains con Tavascan a través del Coll de Guiló. En Tavascán, un núcleo agregado al municipio de Lladorre, el 02-10-13 levantaron un monolito conmemorativo con una inscripción extraída del poema de Salvador Espriu La piel de toro que dice "Volvemos por el recuerdo a los viejos pasos de este camino".

La presentación ha contado con la asistencia del embajador de Israel en España, Alon Bar, que ha calificado el proyecto de "maravilloso" por el hecho de que reconoce la calidad humana de las personas que ayudaron a los judíos a huir y porque consigue poner en su contexto el conocimiento, la historia y el turismo.

"Salvar un alma es salvar un mundo entero", ha dicho el embajador en reconocimiento a las personas que arriesgaron su propia vida para ayudar aquellos que lo necesitaban.


ALON BAR, EMBAJADOR DE ISRAEL, Y EL MONOLITO CONMEMORATIVO

Las aduanas de Pònt d'Arrell (Pont del Rey) y de la Seu d'Urgell son algunos de los puntos que se señalizarán además de los itinerarios y hoteles que sirvieron de acogida a muchos judíos.

La cabaña de la Artiga de Lin (Aran), lugar donde descansaban los refugiados que pasaban al valle desde Francia, figura en las rutas, igual que una larga lista de hoteles en los que algunos judíos franceses se escondían bajo identidades canadienses.

"Es un proyecto de historia internacional, compartida, para recordar a las personas que por encima de sus ideologías y creencias hicieron triunfar la humanidad", ha destacado el historiador y director del Institut d'Estudis Ilerdencs, Josep Maria Solé, responsable de la investigación.

El turismo judío e israelí en particular se ha incrementado en Lleida en los últimos años, es el que más ha crecido, según el director del Patronato de Turismo de la Diputación, Jordi Blanch. "En poco tiempo han llegado a ser el 5% del total de extranjeros que visitan Lleida y de los que visitan el Parque Nacional de Aigüestortes representan un 35%", ha agregado.


TAVASCAN, PUNTO FINAL DE LA RUTA DE FUGA QUE EMPIEZA EN AULUS-LES-BAINS


12. ETAPAS PIRENAICAS DEL TOUR DE FRANCIA

Fue un 21 de julio de 1910 cuando el trazado del Tour de Francia se adentró por primera vez en los puertos pirenaicos. Fue una etapa de 326 kilómetros con siete ascensiones de vértigo: Tourmalet, Aubisque, Aspin, Peyresourde, Soulor, Tortes y Osquich. Octave Lapize fue el primer ciclista en cruzar el Tourmalet y lo hizo andando.

Más de un siglo de historia de etapas pirenaicas se han desarrollado por estos puertos, a los antes citados habría que añadir Portillon, Portet de Bales, Superbagneres, Cap de Long, Luz Ardiden, Marie Blanque, Somport, etc.

El Tourmalet es el coll más alto entre las habituales cimas de esta prueba francesa, hermanado con el Angliru español y el Mortirolo italiano.

La cordillera pirenaica ha visto encumbrarse a grande héroes del pedal, entre otros, al villavés Miguel Indurain. Inició su supremacía en la 13ª etapa del Tour de 1991 cuando Miguel Indurain se vistió el maillot amarillo de líder de la carrera por primera vez. Se escapó en el descenso del Tourmalet y, junto al italiano Claudio Chiappucci, protagonizaron la subida al puerto de montaña pirenaico de Val Louron. En la cima ganó el italiano pero el navarro iniciaría un liderazgo de cinco victorias consecutivas (1991-1995) gracias a exhibiciones de fuerza tanto en las contra-relojes como en las etapas Pirenaicas.

No obstante, Indurain ya había ganado dos etapas de montaña pirenaica: la primera fue la etapa que terminó en lo alto de Cauterets en 1989, la segunda finalizando en Luz Ardiden al año siguiente.

Montes de Euskadi
Los montes de Urkiola o Jaizakibel también han visto pasar el Tour en varias ocasiones.

De Cardona a Valverde
Salvador Cardona estrenó la lista de victorias españolas en los Pirineos, en Luchon, en 1929, y la cierra por ahora Joaquim "Purito" Rodríguez ha sido el ultimo español en ganar etapa pireanica en 2015.

33 triunfos de etapa por ciclistas españoles
Los Pirineos es la zona de Francia donde más triunfos españoles han llegado: 33 etapas. Además, Pau es la ciudad que ha visto más éxitos nacionales: ya van ocho.

Bahamontes: tres etapas
Federico Martín Bahamontes es el español con más victorias en los Pirineos: tres. Luchon, en 1958; la cronoescalada de Superbagneres, en 1962; y Pau, en 1964.

La mentira de Steinès
Steinès preguntó en 1909 a Desgrange por qué el Tour no se atrevía con los Pirineos: "Si tú los pasas, el Tour irá después". El colaborador lo intentó, pero encontró el Tourmalet cortado por la nieve y fue rescatado por los gendarmes. Steinès envió un telegrama: "Tourmalet atravesado. Muy buena ruta. Stop".

El puerto de Tourmalet
Bahamontes pasó primero el Tourmalet cuatro veces (1954, 62, 63 y 64). Nadie lo ha hecho tantas veces. En tres ocasiones lo hicieron Julio Jiménez, Van Impe y Robic. El francés Jean Pierre Danguillaume ha ganado la única etapa en toda la historia del Tour de Francia que ha terminado en la cima del Tourmalet. Tuvo lugar en 1974.

Estación de La Mongie
La estación invernal de La Mongie, situada a 4,5 kilómetros de la cima, ha albergado tres finales de etapa (Thevenet 1970, Armstrong 2002 e Ivan Basso 2004).

Merckx, hito en 1968
En 1968, Eddy Merckx coronó primero en Tourmalet y acabó ganando el Tour de Francia. Ha sido el último en conseguirlo.

Homenaje a Goddet
En la cima del Tourmalet se erige el monumento a Jacques Goddet, fallecido director de L'Équipe y gran impulsor de la carrera.



13. RUTA TRANSPIRENAICA
A principio de los años 90, Jordi Laparra, Alfons Valls y Jaume Bonaventura cruzaron el Pirineo en bicicleta de montaña desde Llançà hasta Hondarribia. Confeccionaron una guia sobre el recorrido de mar a mar que hoy en dia es una travesia clásica en BTT frecuentada por muchos ciclistas cada año.



Del mar Mediterráneo al mar Cantábrico siguiendo el eje axial pirenaico por el GR11. Una travesía de 15 días y 1070 km con cerca de 24000 metros de desnivel acumulado positivo (y otros tantos negativo), por el Pirineo catalán, aragonés y navarro.