viernes, 24 de febrero de 2017

El Escudo defensivo de Pedro de Fontecha y Salazar


Pedro de Fontecha y Salazar fue un jurisconsulto alavés, nacido en Nograro en la década de los 80 del siglo XVII. Fue abogado del Real Consejo, apoderado en las Juntas del Señorío de Vizcaya y consultor del Señorío, es decir, oficial de defensor de Vizcaya, cargo que desempeñó desde 1718.

Vivió en una época donde las Provincias Vascongadas y Navarra pasaron a ser consideradas "provincias exentas", es decir, pasaron a ser contempladas como excepciones a la norma, y estas también empezaron a verse a sí mismas como "especiales". Se trataba de los únicos territorios peninsulares con jurisdicción separada, fronteras arancelarias, fiscalidad propia y sistema de defensa propio. En estas circunstancias se produjeron conflictos de jurisdicción con la Monarquía de los Borbones, en los cuales destacaron las obras doctrinales destinadas a la defensa del ordenamiento propio elaboradas por juristas como Fontecha.

Se encargó de defender la jurisdicción separada del pequeño Señorío de Vizcaya con respecto al Reino de Castilla, no ya en relación a otros entes jurisdiccionales similares de una porción de la península Ibérica, sino en el concierto de una pluralidad de reinos y coronas insertos en la estructura inmensa que había adquirido el Imperio español en el siglo XVIII.


HISTÓRICO ESCUDO DE ARMAS DEL SEÑORÍO


A mediados del siglo XVIII escribió el Escudo de la más constante fe y lealtad, que es una exposición general del ordenamiento jurídico-político vizcaíno, pero iniciada por un conflicto jurisdiccional ocasionado por el nombramiento de un juez arancelario especial por la Monarquía.

Fontecha se situó en el contexto del pensamiento sobre la estructura de la España imperial, sin dejar de incorporar a su libro todo el conjunto de argumentos que, a mediados del siglo XVIII, estaban plenamente integrados en el tradicional cuerpo ideológico-doctrinal vizcaíno:
1. el tubalismo
2. el monoteísmo originario
3. la insumisión ante las potencias invasoras
4. la independencia siempre mantenida
5. la adhesión voluntaria a Castilla

Siguiendo las tesis del Tubalismo, Fontecha descibió a Túbal como un hombre lleno de virtudes, magnánimo, sabio en astronomía, matemáticas y filosofía natural; fue el primer en poblar España con su mujer, hijos y otras compañías por el año 1800 de la Creación del mundo, 131 años después del Diluvio Universal, y 2162 antes del nacimiento de Jesucristo, y lo hizo con gobierno templado, siendo justo y estableciendo leyes escritas en verso.
"Dúdase qual fuesse el primer assiento de Túbal en España; pero la mas comun, y segura opinion es, que llegó á los Pirineos, y Tierras de los Vascones, y de sus finitimos los Guipuzcoanos, Alabeses, Vizcainos, y Montañeses, por donde comenzó la primera población, y de allí se derramaron, y repartieron sus gentes á otras Provincias."
Para demostrar que los descendientes de Túbal y sus compañía provenían de Armenia y el lugar de la Torre de Babel, buscó coincidencias en la toponimia vasca y navarra con otros del de Próximo Oriente:
"... esta regiones oy dis despues de tantos siglos, y tantas mudanzas, se conservan en Rios, y Montes muchos nombres de los de la Religion de Armenia, primer Solár del Mundo, donde assentó la Arca de Noé despues del Diluvio General..."



Por ejemplo, la provincia de Armenia Ararat lleva casi el mismo nombre que el monte Aralar sito entre Guipúzcoa y Navarra; el monte Gordeya entre Álava y Vizcaya lleva casi idéntico topónimo que el monte Gordéyo en Armenia, en el que paró el arca de Noe; el río Aráxes (anterior término), que desemboca en Orio, lleva la misma hidronimia que el Aráxes que nace en el mismo monte que el Eufrates y desemboca en el Caspio; otro río, el Arga, que pasa por Pamplona, lleva parecida terminología a la del río Arago que pasa por Armenia. De esta manera trataba de explicar que aquellas compañías de Túbal pusieron nombre a ríos y montes que poblaron en Vascongadas y Navarra en honor a los de su lugar de origen.

Además de traer leyes civiles, Túbal también trajo las religiosas para practicar un monoteismo previo al Cristianismo:
"Assentado el principio cierto, que Túbal pobló en Cantabria, sus primeros pobladores quedó en Vizcaya, y Provincias vecinas establecida la Divina Ley. Hombre tan sabio como Túbal conservó el culto del Verdadero Dios, y le enseñó á sus Hijos; y que assí estos, como los que trajo en su compañia, professaron su Religion en Cantabria..."
Aquel verdadero Dios fue llamado por Abraham, Jacobo e Isaac en su vascuence como Jaun-goycoa, que significaba "Señor de Arriba", el primer Dios de los Vascongados, predicado por Túbal, y más tarde por el apóstol Santiago y otros.

Con párrafos como estos, Fontecha argumentaba la defensa del mantenimiento de los Fueros del Señorío. Para ello, ya se había documentado de las aportaciones de otros juristas e historiadores mitómanos de los dos siglos anteriores como fueron Monet, Gabriel de Henao, Esteban de Garibay Juan Cortes Osorio, etc,

Los argumentos jurídicos de Fontecha continuaron en línea con la fidelidad y dependencia a la Corona de Castilla, centrando sus alegaciones en la idea de la vinculación de Vizcaya a Castilla en plano de igualdad. Así, para Fontecha, la función defensiva de Vizcaya para la Monarquía se proclama con satisfacción e incluso sirve para justificar la situación de exención fiscal "... mucho más caro le resultaría a la Monarquía si tuviera que sufragar los gastos materiales y personales con que los vizcaínos cumplían esta función defensive".


ESCUDO DE LA MÁS CONSTANTE FE Y LEALTAD