lunes, 12 de septiembre de 2016

Miguel Díez de Armendáriz


Regente de la provincial de Nueva Granada y fundador de la Real Audiencia de Santa Fe de Bogotá a mediados del siglo XVI


MIGUEL DÍEZ DE ARMENDÁRIZ


Miguel Díez de Armendáriz nació en Baztán, Navarra, en 1507. Era tío del adelantado Pedro de Ursúa y pertenecía a la rama alto-navarra (beamontesa) de la familia Armendaritz de Ultrapuertos. Estudió durante diez años en el Colegio Mayor de San Bartolomé de Salamanca y luego cuatro en Francia.

Fue nombrado por la Corona visitador y juez de residencia en el Nuevo Reino de Granada, donde se le ordenó imponer las Leyes Nuevas de 1542 que suprimían las encomiendas y la esclavitud de los indios. Debió gozar de cierto prestigio profesional ya que este tipo de nombramientos se hacía para personajes ilustres, como los licenciados Tello de Sandoval en México y Núñez Vela en Perú, y otros para los restantes territorios indianos

El 22 de marzo de 1544, recibió la orden de visitar, ajusticiar, fiscalizar y hacer la residencia de las cuatro provincias de Cartagena, Santa Marta, Río San Juan y Popayán, que todavía no integraban lo que pronto sería el Nuevo Reino de Granada, territorios conquistados hacía pocos años. Su actuación se ubicaría en la transición neogranadina entre la conquista y la colonización.

En 1545, ya estaba en Cartagena de Indias, junto con Pedro de Ursúa al que nombró teniente de gobernación de Santa Fe de Bogotá. Inició de inmediato su cometido como juez de residencia, mandado llamar a dicha ciudad al gobernador Pedro de Heredia, que estaba en Antioquia. Le hizo un juicio muy severo, le encontró culpable de varios cargos y le remitió a España para dar cuenta de sus actuaciones. Nombró a Jorge Robledo gobernador provisional de Antioquia para implantas las Nuevas Leyes.

Tras Cartagena, envió a Sebastián de Belalcázar al Perú para publicar las Nuevas Leyes de Indias, además tenía previsto visitar Río San Juan y Popayan. Pero una insurrección de encomenderos liderada Gonzalo Pizarro en Perú hizo asesinar al gobernador Robledo y rechazar la autoridad de Armendáriz. Benalcázar pudo sofocar la rebelión acordando con los principales encomenderos que las Nuevas Leyes “se acatan pero no se cumplen”: se decidió suplicar al rey su derogación y suspender entre tanto su aplicación. Para llevar a España la súplica se comisionó como procurador a Francisco de Rodas, a quien respaldaron todos los cabildos payaneses.

Armendáriz recibió de la Audiencia de Santo Domingo los pleitos pendientes en las regiones que debía visitar, ya que no existía aún Audiencia en el Nuevo Reino. La querella que habían hecho Hernán Pérez de Quesada y su hermano Francisco contra el antiguo gobernador Alonso Luis de Lugo nunca llegó a celebrarse porque ambos muerienron en el camino desde de Santo Domingo hacia Cartagena.

Azmendáriz nombró a su sobrino Pedro de Ursúa gobernador interino de Santa Fe de Bogotá, donde había muchos problemas pendientes. Esta ciudad fue visitada por Armendáriz en noviembre de 1546, después de haber estado año y medio en Cartagena.


LEYES NUEVAS DE INDIAS


En enero de 1547, anunció las Leyes Nuevas de Indias. Los vecinos reacionaron contra ellas y decidieron nombrar procuradores para que fueran a España a suplicar su derogación. Desde la Corte, Carlos V suprimió la cláusula que prohibía otorgar las encomiendas en segunda vida, con lo que los ánimos se apaciguaron. Se enfrentó luego al gran problema de la concesión de las encomiendas, que resolvió ratificando las otorgadas por Jiménez de Quesada, con lo que surgieron muchas animadversiones hacia su persona.

Armendáriz envió algunas expediciones descubridoras importantes:

1. La expedición a la Sierra Nevada de Santa Marta, liderada por su sobrino Pedro de Ursúa, llegó al territorio Guane, pacificó a los panches al suroccidente de Santa Fe, exploró  el norte del Nuevo Reino de Granada y fundó la ciudad de Pamplona de Indias, en tierra de chitareros, el 1 de noviembre de 1549. Allí apareció el oro aluvional y Ursúa dejó bien organizada la ciudad, que gobernó durante un año.

2. La expedición para la pacificación de los muzos, que fue encomendada a Pedro de Ursúa por orden de la recién fundada Audiencia de Santa Fe, durante la cual fundó la ciudad de Tudela de los Muzos. También derrotó a los tayronas y sofocó una rebelión de cimarrones.

3. La expedición a los indios pantágoras, al mando del capitán Francisco Muñoz Pedroso, cruzó el río Magdalena y llegó a las llanuras donde luego se erigió la ciudad de Mariquita. Incluso trasmontó la cordillera hacia los nacimientos de los ríos Guarinó y La Miel, tierras antioqueñas a donde había enviado otra expedición Belalcázar.

4. La expedición de socorro a Lagasca, a quien envió cien soldados de caballería, que se unieron a otros doscientos de Belalcázar, contra Pizarro para la pacificación del Perú.

5. La expedición en busca de "el Dorado" por el río marañón, liderada Pedro de Ursúa, donde este sobrino de Armendáriz encontró la muerte debido una rebelión organizada por el vizcaíno Lope de Aguirre.

Además, fue abierto el camino a la Costa Atlántica, desde santa Fe de Bogotá por la actual Villeta.


FUNDACIÓN DE PAMPLONA DE INDIAS

Por cédula de 17 de julio de 1549 se fundó la Real Audiencia de Santa Fe, lo que significó la creación de una unidad jurídico-administrativa propia, desvinculada de los restantes territorios indianos. El visitador Armendáriz declinó en ella su mando al año siguiente, cargo que pasó a Alonso de Zurita.

Armendáriz decidió viajar a Santo Domingo, donde recibió orden de volver a Cartagena y permanecer en este puerto hasta que se completase la residencia. Posteriormente, emprendió viaje a España para apelar. Estuvo algunos años en la Corte, donde según el cronista Simón estuvo “viviendo en la angostura que vive el que no lleva recurso e bolsa”. Finalmente se hizo sacerdote y ganó por oposición una canonjía en la iglesia de Sigüenza, donde pasó sus últimos años hasta su muerte, ocurrida hacia 1553.