sábado, 13 de agosto de 2016

Juan de Gamboa

Capitán general de Guipúzcoa durante el reinado de los Reyes Católicos y alcalde de Fuenterrabía que lideró la resistencia al sitio de 1476



Juan de Gamboa nació en Motrico en la primera mitad del siglo XV. Era miembro de la nobleza guipuzcoana, perteneciente al linaje de los Gamboa, que encabezaban el bando de los gamboinos. Pero se sabe si tomó parte en su juventud en la fase final de las Guerras de Bandos, ya que su linaje fue expulsado de Guipúzcoa en 1457 tras la petición formalizada por las hermandades municipales de la provincial al rey de Castilla contra los señores feudales. 

Una década más tarde, Juan de Gamboa servía al rey de Aragón, Juan II de Navarra. En 1468, durante la Guerra civil catalana, protagonizó un hecho de armas que le proporcionó fama y honores. Juan II sitiaba el castillo de Peralada, cerca de Figueras, cuando un ejército francés, al mando del duque de Anjou, atacó por sorpresa a los sitiadores. Juan II se halló expuesto a quedar prisionero, pero el valor personal de Juan de Gamboa, con un pequeño grupo de hombres, evitó que el rey aragonés cayese en manos de sus enemigos franceses. Gamboa recibió once heridas. Ante este heroico suceso, Juan II le armó caballero y le concedió un título de nobleza de Aragón.

Unos años más tarde Juan de Gamboa pasó al servicio del hijo de Juan II, el infante Fernando de Aragón, que luchaba por defender el derecho al trono de Castilla de su mujer, la reina Isabel I en la denominada Guerra de Sucesión Castellana. También participó en la lucha contra los navarros de Juan de Albret. 

Entonces era coronel de los tercios guipuzcoanos y vizcaínos, liderando a estas tropas en varios sucesos bélicos que se produjeron en dicha guerra, durante 1475 y comienzos de 1476, como el cerco del castillo de Burgos, el suceso bélico de Zamora y la batalla de Toro.

En marzo de 1476 un enorme ejército francés, que acudía en apoyo del partido de Juana la Beltraneja, trató de entrar en Castilla a través de Guipúzcoa cruzando el río Bidasoa. Juan de Gamboa, alcalde de Fuenterrabía, acudió al mando de 1.000 hombres a reforzar la plaza fuerte de esta villa. Durante 3 meses, los franceses, al mando de Alano de Albret trataron de abrirse paso conquistando Fuenterrabía. Los hombres de Gamboa soportaron un sitio de tres meses hasta que en junio los franceses abandonaron su empeño de entrar en Castilla y levantaron el sitio. Esta acción fue clave que el Ejército de Francia concluyera su participación en la Guerra civil castellana, lo que favoreció la victoria final de los futuros Reyes Católicos.



DEFENSA DEL SITIO DE FUENTERRABÍA DE 1476


Siendo Gamboa alcalde de la plaza, dirigió la construcción del crucero de la iglesia, ganándose a cambio el derecho a ser enterrado en la capilla mayor, donde tenía un túmulo, además de colocar su escudo de armas de la casa de Zarauz y Gamboa, del cual quedan todavía muchos ejemplares labrados en piedra, en las bóvedas del altar mayor.

Isabel y Fernando recompensaron la fidelidad demostrada por Juan de Gamboa y fue nombrado entre otros cargos caballerizo mayor de los Reyes Católicos y miembro del Consejo del Reino, así como capitán general de Guipúzcoa y de las fronteras de Navarra y de Francia. 

Durante este tiempo se encargó de la defensa de la estratégica plaza de Fuenterrabía y de ese flanco de la frontera de Castilla, frente a posibles ataques franceses o navarros. Falleció en 1498 y fue enterrado en la localidad fronteriza de Irún.



ESCUDO DE ARMAS DE GAMBOA EN RENTERÍA