miércoles, 6 de julio de 2016

Pedro de Arbolancha


Oficial del Contador General de la isla La Española y Visitador de Indias a principios del siglo XVI
 
 
 
Natural de Bilbao, Vizcaya, donde nació en 1476. Atraído desde joven por el comercio naviero como buen bilbaíno, fue uno de los primeros traficantes de comercio con el Nuevo Mundo.
 
Se trasladó a Sevilla y desde allí a América en 1501 como oficial del contador general de la isla La Española (Santo Domingo). Llegó a poseer un repartimiento de indios, consiguiendo una fortuna.
 
Tras diez años de participación en exploraciones por Panamá, retornó a España para informar al rey sobre los asuntos de Indias.
 
El Consejo de Indias le envió, en 1513, como representante del mismo al Darién, en Panamá. Su cargo era el de visitador de Indias. Allí encontró a Núñez de Balboa y su expedición coronando el descubrimiento del Océano Pacífico en 1513. Con Balboa surgió una amistad y admiración ante su descubrimiento. Por ello, es el propio Pedro de Arbolancha quien informó con prontitud al rey.
 
A su vuelta a España, Arbolancha entregó cartas, informes, oro, perlas y otros presentes, en la Casa de Contratación de Sevilla y, desde allí, a la Corte del Rey. El bilbaíno, ante el rey, ponderó la gesta de Núñez de Balboa obteniendo para su amigo el título de adelantado de la Mar del Sur que él mismo entregó a Balboa a su regreso a Panamá.