lunes, 20 de junio de 2016

Monumento a Legazpi-Urdaneta en Manila




Andrés de Urdaneta y Migueñ López de Legazpi (Ordizia y Zumarraga) han pasado a la historia de Filipinas como sus fundadores. No es extraño que compartan un monumento en una espléndida plaza de Manila, distrito de Intramuros. El monumento a Legazpi-Urdaneta es un conjunto escultórico construido en bronce y granito en estilo neoclásico diseñado y realizado en Barcelona en 1895 el escultor español Agustín Querol y Subirals. Pero fue finalmente levantado en la capital filipina en 1929. Acompañan al pedestal emblemas de la Marina, el Valor y la Ciencia y los nombres grabados de Magallanes, Elcano, Loaisa y Villalobos; cuatro marinos que también pasaron por las islas Filipinas en expediciones del siglo XVI.




El monumento conmemora la colonización y evangelización de las islas Filipinas en 1565 por ambos patriotas vascongados en nombre de su rey Felipe II y a mayor gloria del Imperio de la Monarquía hispánica.

La estatua de Urdaneta lleva una cruz y un libro del Evangelio, signos que representan el Catolicismo; mientras que Legazpi sostiene una espada, que simboliza el poder. Ambos aparecen estar dando un paso al frente, como si estuviesen caminando en su expedición. En la parte inferior aparece la figura de una mujer que les señala. En 1966 se le añadió una placa conmemorativa con las firmas del presidente de la República, del cardenal de Manila y del arzobispo de Cebú.