viernes, 13 de mayo de 2016

Rodrigo de Portuondo


General de Mar al servicio de Carlos V, muerto en el combate de Formentera de 1523




Nacido en Mundaca, Vizcaya, a finales del siglo XV, Rodrigo de Portuondo fue un marino amigo de Ignacio de Loyola, se reencontró con él en Génova y lo llevó gratis a Barcelona en su nave.

En 1523, estaba al servicio del emperador Carlos V de España, como capitán general de Armada. Con este alto cargo se puso al mando de las cuatro galeras de la Flota del Reino de Granada, en 1529, para la guarda de estas costas.

El 25 de octubre de este año, tomó parte en el combate de Formentera, frente al islote de Espalmador, al mando de una escuadra de 8 galeras y 2 bergantines. Murió durante la lucha contra el corsario turco Hardín Cachidiablo (Drub el Diablo), a quien había estado buscando para acabar con sus fechorías (se le habían ofrecido 10.000 ducados para liberar a las familias moriscas prisioneras del turco). Cachidiablo capturó 7 de sus galeras y al su hijo, Domingo de Portuondo, quien, herido en combate, fue trasladado a Constantinopla, muriendo empalado en 1530.

Rodrigo de Portundo es un personaje de la novela Almirante del Sultán, en el que se inspiró Edward Rosset.