jueves, 6 de agosto de 2015

Fragata Blas de Lezo F-103


La Real Armada española honra la memoria de Blas de Lezo con el mayor honor que puede rendirse a un marino español: tiene por costumbre que uno de sus buques lleve su nombre. El último así bautizado es una fragata (F-103).

La Blas de Lezo (F-103) es una fragata de la clase Álvaro de Bazán, botada en los astilleros de Izar (actualmente Navantia) en Ferrol y en activo desde 2002, con un coste 600 millones de €.

Las fragatas F-103, al igual que las demás fragatas F-100 clase Álvaro de Bazán, son los primeros buques de guerra europeos que cuentan con el sistema de combate Aegis, de origen estadounidense, y un radar capaz de detectar movimientos de aeronaves en un radio de 500 kilómetros, que les permite actuar en igualdad de condiciones con las más modernas unidades de la Marina de Estados Unidos y participar en el desarrollo del escudo anti-misiles. Tiene capacidad para detectar y seguir hasta 90 blancos móviles y dirigir los proyectiles antiaéreos y de superficie.

Fue construida en el astillero de Navantia, en Ferro, y en 2004 se entregó a la Armada. Su lema es "Ornatus mei arma sunt requies mea pugnare" (Mis arreos son las armas, mi descanso la pelea).

La fragata pasa unos cien días al año en aguas y puertos extranjeros y colabora con buques de todo el mundo. Además de misiones propias, entre sus ejercicios más relevantes hasta el momento se encuentran las pruebas de lanzamiento de misiles en la costa oeste de Estados Unidos o la participación en la operación Allied Protector de lucha contra la piratería en aguas de Somalia.




Fragata Blas de Lezo en el Puerto de Pasajes de San Pedro,
en homenaje al almirante nacido en esta villa.

Fragata Blas de Lezo partiendo del Puerto de Pasajes,


Anteriormente portaron dicho nombre otros tres buques de la Armada española. El primero fue un vapor de ruedas de tercera clase con dos cañones, llamado General Lezo. Se construyó con poco calado en el río Támesis, en 1852, para así poder operar en las costas de Cuba en las labores de represión del contrabando de armas. Su actuación de mayor renombre fue la poner a flote el buque norteamericano Illinois. En 1898 se encontraba en Filipinas, aunque no llegó a participar en los combates al tener las calderas desmontadas.


MEDIO MODELO DEL VAPOR DE RUEDAS DE TERCERA CLASE BLAS DE LEZO


El segundo fue un crucero Blas de Lezo. Pesaban 4.500 toneladas, medía 140,8 metros de eslora, 14,2 de manga y 4,72 de calado, y tenía 6 cañones de artillería montados. Fue construido en Ferrol y botado en 1922. Escoltó al avión Plus Ultra en su vuelo trasatlántico y tomó parte en operaciones como el desembarco de Alhucemas. Además, fue enviado a Extremo Oriente para sumarse a la demostración internacional de Shanghái en 1927. El crucero se hundió en un accidente en 1932, al tocar un bajío frente a las costas de Finisterre, mientras realizaba un supuesto táctico pero, afortunadamente, su dotación formada por 346 hombres quedó ilesa.


MAQUETA DE CRUCERO BLAS DE LEZO

DIBUJO DE CRUCERO BLAS DE LEZO


El tercero fue un destructor botado en 1978, procedente de la Marina estadounidense, el  Blas de Lezo (D-65).


DIBUJO DE FRAGATA F-103 BLAS DE LEZO

MAQUETA DE FRAGATA F-103 BLAS DE LEZO


La Armada colombiana también tuvo un buque con el nombre del almirante, el ARC Blas de Lezo 
(BT-62), un petrolero de clase Mettawee, adquirido a la Armada de los Estados Unidos el 26 de noviembre de 1947 y dado de baja en enero de 1965.