martes, 3 de marzo de 2015

Museo de la Armería de Álava


El Museo de la Armería de Álava presenta una amplia colección de armas tanto de ataque como de defensa, junto a artículos relacionados con las actividades bélicas de diversas épocas y países. Está distribuida en secciones que siguen un orden cronológico, desde la prehistoria hasta comienzos del siglo XX. Posee además una magnífica exposición de la industria armera que se desarrolló en País Vasco entre finales del siglo XIX y principios del XX con el surgimiento de un gran número de talleres y fábricas.

Se encuentra en un edificio anexo al Palacio de Ajuria Enea, desde 1975, en el paseo de Fray Francisco de la capital vasca.
 
 
EDIFICIO DEL MUSEO DE LA ARMERÍA DE ÁLAVA


La primera sección muestra armas prehistóricas y su evolución técnica partiendo de los objetos de uso común. Las pertenecientes a la Edad de Piedra tienen una antigüedad de 300.000 años. De la Edad de los Metales se exhiben los tipos básicos de armas blancas, fabricadas primero en bronce y luego en hierro, como hachas y falcatas ibéricas, un tipo de espada curva característico del Levante peninsular. Y continúa con piezas de origen griego y romano.

La sección de la armería medieval muestra varias tipologías de ballestas, armas que sustituyeron al arco por superarlas en fuerza y alcance, y que fueron fundamentales hasta invención de las armas de fuego. Destacan armas como el camisote, las espadas cortas y otras armas de finales del siglo XII que fueron encontradas en las excavaciones arqueológicas efectuadas en la parte alta de la ciudad.


 
SALA DE ARMERÍA MEDIEVAL


 
Las armas defensivas más importante de esta sección son la loriga de escamas de hierro y la cota de malla acerada, utilizada a partir del siglo XII, piezas fundamentales para la protección del combatiente hasta la aparición de la armadura o arnés en el siglo XVI. Varios espacios y vitrinas presentan diversos arneses españoles, alemanes e italianos para justa, guerra y parada, de los siglos XV, XVI y XVII.

La exposición de armas de fuego hace un recorrido desde la aparición de las primeras las portátiles a mediados del siglo XV, cuyo origen está en la artillería, hasta la generalización de su uso: armas de mecha, de cañón de mano, de percusión, de rueda y chispa, etc. También trata su evolución técnica de la espada desde el siglo XV: mandobles, estoques, sables, etc.

La sección dedicada a las armas africanas, orientales y árabes muestra una amplia variedad de piezas: desde lanzas prehistóricas procedentes de África central hasta dos valiosas armaduras japonesas de samurái de finales del siglo XVI, únicas completas que se conservan en España. La mayor parte de estas armas exóticas procede de compras efectuadas en 1963 en el Reino Unido a la célebre colección Moore. Son valiosas por su rareza las espadas largas siamesas del Lauristán, mosquetes y sables japoneses, sables chinos y kris del sudeste de Asia.

Un capítulo especial en el Museo es el dedicado a la batalla de Vitoria que tuvo lugar el 21 de junio de 1813 en las proximidades de la ciudad, próxima a finalizar la Guerra de la Independencia. En esta contienda las tropas francesas el mando del rey José Bonaparte y el mariscal Jean-Baptiste Jourdan, ya en retirada, fueron derrotadas por el ejército anglo-hispano-portugués comandado por el Duque de Wellington y el general Miguel Ricardo de Álava.

Esta sección muestra objetos personales de sus protagonistas, especialmente de los prisioneros franceses, que fueron confiscados como botín de guerra en los carruajes de José Bonaparte y sus oficiales.


ARMAS UTILIZADAS EN LAS BATALLA DE VITORIA
 

También exhibe armas utilizadas en la batalla, uniformes de la época, maquetas y diaporamas de sus momentos más decisivos. Una serie de artículos destacan por su carácter artístico e histórico como las mantillas y pistoleras de los caballos del rey José y el mariscal Jourdan, la pistola y el juego de té, regalos de Wellington, del general Álava, así como su fajín de general y el sable usado en campaña, la bandera del Primer Batallón alavés, al mando de Sebastián Fernández de Leceta "Dos Pelos", etc.

En esta sección figura una pequeña pero valiosa colección de fusiles de los tipos Saint Etienne, Tulle, Charleville y Mauburg, utilizados por las tropas imperiales en las guerras napoleónicas. Esta colección es la única en el mundo que conserva los fusiles completos, incluyendo sus correajes. También es única la colección de sables de reglamento de oficiales de la Guardia Imperial, al servicio directo de Napoleón Bonaparte.

Los fondos correspondientes a las últimas décadas del siglo XIX y primeras del XX reflejan la importancia que tuvo la producción armera en el País Vasco en aquel tiempo. Se exponen numerosas pistolas y revólveres; uno de ellos es el que empleó el anarquista italiano Michele Angiolillo para asesinar en el Balneario de Santa Águeda, en la localidad guipuzcoana de Mondragón, a Antonio Cánovas del Castillo, presidente del Gobierno español, el 8 de agosto de 1897.


ARNÉS DE CABALLERÍA

BALLESTA MEDIEVAL