martes, 24 de febrero de 2015

Linaje de Villaviciosa de Pasajes


Los Villaviciosa fueron una saga de marinos naturales de Pasajes de la parte de Fuenterrabía, que produjo constructores navales y marinos esclarecidos, logrando un gran prestigio durante todo el siglo XVI.


Miguel de Villaviciosa fue su cabeza de familia, un capitán de marina que peleó bizarramente en varias batallas. Su servicio más señalado fue el que alcanzó en la conquista de Loja, en mayo de 1486, durante la Guerra de Granada en el reinado de los Reyes Católicos. Durante la contienda Villaviciosa se apoderó del pendón del rey Chico de Granada, por cuya hazaña se le dio el dictamen de Pendón de Oro, que añadió a su escudo de armas, juntamente con las medias lunas.

Más tarde, fue nombrado almirante general de la carrera de las Indias, uno de los primeros tras establecerse permanente esta ruta hacia el Nuevo Mundo. Durante muchos años fue conocida esta familia con el honorífico dictado de pendón de oro.

Miguel de Villaviciosa casó con Catalina de San Millán, perteneciente a una de las familias de Parientes Mayores de Cicúrquil. Tuvieron a cuatro hijos, el general Juanot, el capitán Miguel, los almirantes Juan y Juancho, y una hija, Catalina.

PASAJES, POR MENCHU GAL (1954), PINACOTECA DEL MUSEO SAN TELMO


Juanot de Villaviciosa fue un bravo marinero que concurrió a la expedición de la Florida liderada por general Méndez y Avilés, habiendo antes prestado servicios en Orán y Ceuta, de capitán de Infantería.

En 1582, fue nombrado general de la Flota de Guipúzcoa destinada para la expedición a la isla de San Miguel, cargo que no quiso admitir por ciertos motivos particulares, su avanzada edad.

Asistió, sin embargo, por su cuenta con una nave armada a su propia costa, con la que peleó valerosamente contra la escuadra francesa. Fue de los primeros en abordar con su nao la Sacre-Diepe, que la rindió, aunque murió de una manera heroica, de dos balas de fusil, siendo victorioso en el combate.


El rey Felipe II premió el valor de Juanot en la persona de su hijo Miguel, a quien hizo almirante. También fué hijo de Juanot el almirante Esteban, que murió en el Ferrol en 1597, y de esta familia descienden otros tres almirantes: Juanot el menor, Juancho y Domingo, así como el general Villaviciosa.


Miguel de Villaviciosa fue capitán de la Armada Real, como así cuenta su nieto Lope Martínez de Isasti en su Compendio historia de Guipúzcoa:

"fue capitán ordinario y de mar. Sirvió a su Magestad en compañía de su padre, con una nao suya, hasta el año de 1573 que le mataron con un mosquetazo los holandeses, yendo con bastimentos y municiones a los católicos, y le quemaron su nao en la entrada de la Reclusa en Flandes."


Joanes de Villaviciosa participó junto a Aramburu y Bertendona en la expedición de las Azores para derrotar a la flota británica en 1591.

Fue segundo al mando de una Armada liderada por Pedro Zubiaur en 1593, ganando los combates que ambos guipuzcoanos efectuaron contra una armada francesa e inglesa que se libró en la ría de Burdeos: la batalla del río Garona y la victoria de Blaya en 1593.

Fue ascendido a general de una escuadra del mar Océano por nombramiento de 11 de Septiembre de 1597. Murió en servicio en la isla del Cuervo, en el golfo de las Yeguas, el 4 de Agosto de 1598.

Sobrino del general Juan, el primero de los Villaviciosa en inaugurar la saga, fue el general y constructor naval Martín de Villaviciosa, quien supo compaginar sus servicios en las armadas con la manufactura de algunas naos y galeones que fueron la admiración de su tiempo. Una de estas unidades fue el galeón La Trinidad de 653 toneladas, fabricado en 1550.

Todo hace pensar que los Villaviciosa hicieron todos sus barcos en los astilleros de Pasajes, siendo Bordalaborda y el Barrio Vizcaya dos de los emplazamientos que eligieron para tal efecto. Algunas de estas embarcaciones participaron en varias expediciones, como por ejemplo la de Magallanes; y otras, las de mayores tonelajes, formaron parte de las Armadas del Mar Océano.

EMBARCACIÓN DE LA EXPEDICIÓN DE MAGALLANES Y ELCANO

Hay otros varios de este apellido que bien merecerían ser nombrados y cuyos servicios fueron premiados más tarde con el título de Marqués de Villaviciosa.