domingo, 8 de febrero de 2015

Francisco de Irarrázaba y Martínez de Aguirre

Colonizador de Chile a finales del siglo XVI y Gobernador de la ciudad de Santiago de Chile



Natural de la villa de Deva, Guipúzcoa, donde nació en 1536. Francisco de Irarrázaba y Martínez de Aguirre era hijo de Antón de Andía-Irarrázaval, señor de las torres de Andía y de Irarrázabal; gran servidor de Carlos V, que se encontró en la defensas de las ciudades de San Sebastián y de Fuenterrabía sitiadas por los invasores franceses en los años 1523-1524; además tomó parte en la batalla de Belate; desempeño comisiones de la corona, entre ellas una en que la reina Juana lo designó para que acompañase al condestable de Castilla en 1530 cuando fue a Francia para hacer entrega a Francisco I de sus hijos, que habían quedado en España en calidad de rehenes.

Francisco heredó de su hermano Domenjón los señoríos de las torres solariegas de Andía e Irarrázabal. Fue gentil hombre de casa de Felipe II y caballero de la Orden de Santiago.

Pasó a las Indias americanas con armas, caballos y dos soldados a su costa, formando parte de la huest del adelantado Jerónimo de Alderete. Llegó a Chile 1557 con García Hurtado de Mendoza y junto a Alonso de Ercilla, escritor del poema épico La Araucana.

Francisco de Irarrázabal participó en las batallas de Lagunillas y Millarapue. Viajó al Perú y luego a España para pedir que se premiaran sus servicios, donde aprovechó para casarse.

Ganó la encomienda de Quillota y una renta anual de 3000 pesos de las cajas reales; perdió la encomienda de Quillota y le dieron las de Rapel y Pocoa; recibió las mercedes de tierras de Tunquén y Llampaico en la costa central por título del gobernador de Sotomayor el 12 septiembre 1584.

Se estableció en Santiago, con casa frente al convento de San Francisco. En esta ciudad fue ocupando diversos cargos administrativos: regidor de Santiago 1577 y 1582; alcalde de Santiago y tenedor de Bienes de Difuntos 1581; regidor del Cabildo de Santiago 1584; caballero de la Orden de Santiago; familiar del Santo Oficio de la Inquisición; dueño de casas en La Cañada, Santiago, frente a San Francisco.