miércoles, 4 de febrero de 2015

Conjunto escultórico a Urdaneta en Villafranca de Ordicia


Con ocasión del 400 aniversario de su nacimiento, se levantó en una plaza de Villafranca de Ordicia (Guipúzcoa) un conjunto escultórico dedicado a su más célebre hijo: Andrés de Urdaneta. El monumento fue encargado al escultor Isidoro Uribesalgo por la Diputación guipuzcoana en 1899 e inaugurado en 1904.


 MONUMENTO A URDANETA EN VILLAFRANCA DE ORDICIA


El pedestal es obra del arquitecto Manuel Echabe y en él figura, en español y vascuence, la siguiente dedicatoria: "A Fray Andrés de Urdaneta, cosmógrafo sin par, introductor de la Civilización cristiana y española en Filipinas."


 
 
Es curioso observar cómo la inscripción en lengua euskérica aún figura la "ñ" en su expresión gráfica, ahora eliminada en el batua normalizado. Se muestra a Urdaneta como introductor de la civilización española, además de cristiana, en Filipinas, lo que ha provocado que esta estatua haya sido atacada por los independentistas vascos en varias ocasiones porque demuestra a la claras la histórica españolidad de los vascos.
 
Jesús Laínz, en su magnífico libro La Nación falsificada, describe la situación actual del pedestal y dedicatoria: "En el pedestal, sucio y lleno de pintadas de Gora ETA y similares, se lee este texto", texto que hemos citado y que Laínz inmediatamente transcribe (pág. 59).


 
 
La figura de Andrés de Urdaneta ha pasado a la historia de la humanidad gracias a su marco de referencia en el que actuó: el Imperio español y sus empresas en Indias Occidentales y Orientales. Desde este escenario se puede situar una trayectoria como la del expedicionario y cosmógrafo español, por mucho que los nacionalistas intenten manipular su biografía o atacar su conjunto escultórico dedicado en su villa natal de Villafranca de Ordicia.