lunes, 8 de diciembre de 2014

Cristóbal de Oñate

Gobernador de Nueva Galicia del virreinato de Nueva España, fundador de Zacatecas


 


Natural de Vitoria, Álava, donde nació en 1504. Llegó a los territorios que poco después constituirían el virreinato de Nueva España, en 1524, con Juan y Vicente de Zaldívar Oñate.

En 1529, acompañó con el grado de capitán a Nuño Beltrán de Guzmán en su expedición hacia el noroeste de México, recorriendo Nayarit, Jalisco, Colima, Aguascalientes y parte de Sinaloa, Zacatecas y San Luis de Potosí. Toda esa zona fue llamada Nueva Galicia, siendo Cristóbal el vicegobernador.

Durante la expedición, Oñate conquistó la ciudad de Zapotlanejo a los tecuexes. Así mismo, intervino en la fundación de varias ciudades, tales como Compostela y Tepic, en 1530, en el actual estado de Nayarit, así como las ciudades de Zacatecas y Guadalajara, en 1530, con el nombre de Espíritu Santo.

En 1541, fue designado de nuevo gobernador interino de Nueva Galicia, enfrentándose a una importante sublevación indígena que constó la vida a Pedro de Alvarado. Debido a esta revuelta cambió el emplazamiento de Espíritu Santo a su ubicación actual.

Cristóbal trató de encontrar recursos económicos suficientemente ricos para mantener y estabilizar la población de aquella provincia, por eso, en 1546, encomendó a una expedición compuesta de españoles de su propio grupo y esclavos indios, capitaneados por otro vasco llamado Juan de Tolosa, a quien acompañaba Miguel de Ibarra. Partieron de Guadalajara, en agosto de 1546, para dirigirse al lugar donde hoy se alza Zacatecas.

Después de diversas exploraciones, el resultado de una serie de descubrimientos fue la localización del primer yacimiento que llamaron “la mina pobre de Miguel de Ibarra”, para mediados de 1547, por atribuírsele a este el descubrimiento, según informe de Juan de Tolosa.

Estas ricas minas de plata, convirtieron a Cristóbal de Oñate en uno de los hombres más ricos de la Nueva España junto con sus socios Miguel de Ibarra y Juan de Tolosa. Se avecinó en el mineral de Pánuco Zacatecas, lugar donde nacieron cinco de sus seis hijos.

Uno de sus hijos, Juan de Oñate, fue explorador del oeste norteamericano y fundador del primer asentamiento europeo en la ribera norte del río Bravo. Se le considera el conquistador y colonizador del actual estado de Nuevo México en los Estados Unidos.

Como gobernador de Nueva Galicia, por tercera vez, hizo frente a la rebelión chichimeca y caxcán. Enfrentamiento que fue conocido como la Guerra del Miztón y que un año antes había acabado con la vida de Pedro de Alvarado. Afortunadamente, fue socorrido por un grupo al mando de Andrés de Urdaneta en 1541.

Llegó a convertirse en un rico criollo minero, agricultor y ganadero vasco, fundador de las minas de plata de Zacatecas, junto con otros de sus socios pertenecientes a los linajes de Oñate y de Ibarra. Fue un político, explorador y benefactor de las ciudades que fundó. La dinastía de los Oñate disfrutó de las mieles del poder y la riqueza.