domingo, 14 de diciembre de 2014

Alonso de Idiázquez y Yurramendia


Consejo Real de Estado y secretario íntimo del emperador Carlos V

SEPULCRO DE ALONSO DE IDIÁQUEZ EN EL ACTUAL MUSEO DE SAN TELMO


Natural de Tolosa, Guipúzcoa, donde nació en 1497.

Perteneciente a un antiguo linaje nobiliario de Guipúzcoa, fue el III señor de la Casa de Idiáquez. Esta condición nobiliaria fue muy valorada por el emperador Carlos V, por ello solicitó sus servicios para trabajar en la Corte como secretario real y del Consejo de Estado desde 1520 hasta su muerte en 1547.

Participó como soldado en la jornada de Túnez contra Suleimán, aliado con Francia, en 1535, donde consiguió ser miembro de la orden de Calatrava.

Posteriormente, dedicó su actividad a labores diplomáticas y de gobierno, interviniendo en varios tratados que la Corte española estableció con Francia.

Fue comisionado por Carlos V para pactar las condiciones de concordia de 1544 con Francisco I de Francia, conocida como Paz de Crépy, por lo que recibió el hábito de la orden de Alcántara. Entre las condiciones se encontraba la de establecer un enlace matrimonial entre el hijo de Francisco I y duque de Orleans, Carlos, con la hermana de Felipe II, María de Habsburgo, o con la hija de su tío Fernando, Ana de Habsburgo.

Murió emboscado en Alemania por un grupo de protestantes luteranos.


CASA TORRE DE LOS IDIÁQUEZ, EN AZKOITIA


Hombre renacentista, Alonso de Idiáquez estuvo interesado en las corrientes humanistas de su tiempo. Mantuvo una estrecha relación con el célebre humanista Luis Vives, hábil compositor de cartas latinas, mereció el honor de que el renacentista valenciano le dedicara su trabajo De conscribendis epistolis.

Defendió tanto de beneficiar los intereses de San Sebastián que era considerado como oriundo de esta población. Dejó un excelente legado arquitectónico en la ciudad de San Sebastián: la casa palacio de Idiáquez y los conventos de San Telmo y de Santo Domingo; en el primero está enterrado junto a otros miembros de su familia, y se halla hoy en la capilla del cementerio de Polloe.

El palacio de Alonso de Idiáquez en San Sebastián ocupaba más de la mitad de la actual calle Mayor, antes de Santa María, su fachada se extendía en una línea de más de cien metros, con un fondo de mayor longitud. Incorporaba cuatro torres que daban singularidad a estas "casas", en cuyo recinto existían varios patios, jardines, capilla y otros servicios. En este palacio se alojaron varios reyes de las dinastías Habsburgo y Borbón. Desapareció en el incendio de 31 de agosto de 1813 durante la batalla de San Marcial.

Por acuerdo de 12 de Septiembre de 1866, hay una calle que lleva el nombre de los Idíaquez.

ANTIGUO CONVENTO Y ACTUAL MUSEO DE SAN TELMO